El olfato de los perros cazadores

El olfato de los perros cazadores es el arma más poderosa con la que cuentan nuestros compañeros de fatigas para hacernos pasar unas maravillosas jornadas de caza tras las piezas deseadas.

Órgano olfativo del perro cazador

La nariz del perro de caza es un complejo sistema que permite a este animal detectar los olores a mayor distancia que un humano además de ser capaz de cribar los mismos e identificar intensidades y olores encubiertos.

Este prodigio natural obedece a varias razones:

Receptores olfativos

Una de las razones que explican el poder olfativo de los canes es la cantidad de receptores olfativos que utilizan. Hablamos de entre 200 y 300 millones y para que nos hagamos una idea comparativa, el humano posee alrededor de 5 millones de receptores, por lo que la capacidad olfativa del perro frente al humano es entre diez mil y cien mil veces superior.

Capacidad cerebral

Otro de los motivos que contribuye al prodigio olfativo de nuestros perros de caza es el área cerebral que el perro utiliza para esta función. En el caso de los perros, es cuarenta veces superior al del ser humano y ello porque el olfato es su arma fundamental para perpetuar la especie. El olfato de estos animales, les permite interactuar con otros miembros de su especie y saber su estado de ánimo, agresividad o predisposición a la procreación.

Si los hombres nos saludamos e intercambiamos una corta conversación y enseguida podemos advertir el estado de ánimo del interlocutor, el perro opta por el análisis olfativo de las glándulas anales de su congénere, que le transmite una primera información sobre el estado de ánimo, su predisposición sexual, etc…

La respiración

Tanto en animales como en perros, la respiración es algo que se efectúa de manera espontánea, no obstante tanto en humanos como en perros, esta función es diferente. El humano respira y exahala por la nariz, sin embargo ambas funciones se confunden en la nariz del hombre y por ello se pierde capacidad de análisis de las moléculas del olor.

En el perro, inhalación y exhalación no se confunden en su nariz, por ello, no se pierde capacidad de análisis de los olores.

A ello hay que añadir el hecho de que el hombre inhala aproximadamente una vez por segundo, en el caso de los perros, entre cinco y diez veces por segundo.

Perros para cada actividad

¿Porqué hay perros de caza, perros para salvamiento de personas o peros detectores de droga o explosivos?

En principio, todos los perros están capacitados para la caza o detección de drogas, sin embargo, no todos valen para lo mismo.

En el caso de la caza, diferentes razas de perros han ido evolucionando con esta habilidad y adecuando su cerebro a la detección y atención a los olores que emanan determinados animales, codorniz, perdiz, jabalí, etc… Ello significa que el cerebro de las razas de perros cazadores ha ido evolucionando para la detección de los olores de determinados animales ignorando otros, sin interés cinegético.

Si a ello le sumamos la educación del perro de caza en el sentido de centrar su actividad a la detección de nuestras presas favoritas, obtenemos un animal orientado en la actividad cinegética.

El resto de canes, con facilidades para la detección de drogas, personas, o explosivos obedece a una actividad de aprendizaje muy influenciada por el hombre, “enseñando” a estos perros a detectar otros olores.

Curiosidades olfativas del perro

Existen estudios recientes en los que se ha conseguido que algunos perros sean capaces de detectar algunas enfermedades como el cáncer o la diabetes mediante el análisis olfativo de la orina del enfermo.

Existen determinadas razas que son capaces de detectar olores bajo tierra. Un ejemplo muy claro de ello son los perros truferos, capaces de detectar la trufa incluso cuando ésta se encuentra a más de cincuenta centímetros bajo tierra.

Por todo ello, deberemos estar muy atentos al estado olfativo de nuestro perro prestando una atención especial a la trufa de éste, cuando se reseca pues puede ser síntoma de alguna enfermedad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *