Archivo por meses: noviembre 2017

¿Estamos seguros con nuestro seguro?

¿Estamos seguros con nuestro seguro de caza?

 LEGISLACIÓN

Todo cazador está obligado por ley a suscribir un seguro de caza que cubra la responsabilidad civil. Así se recoge en el Real Decreto 63/1994, de 21 de enero.

Pero, ¿sabemos qué cubre y qué no? ¿Conocemos sus coberturas?

A través de este post trataré de dar algo de luz y dar a conocer un poco más el contenido de los seguros de caza.

Lo primero que hay que destacar es que el seguro de caza al que refiere la ley, es un seguro de mínimos, esto es, únicamente cubre los daños corporales que podamos ocasionar a una persona por un disparo accidental y hasta una cuantía de 90.151 euros.

Ello quiere decir que este seguro no cubre los daños materiales que podamos ocasionar por un disparo accidental. Y ello ¿qué quiere decir? Muy sencillo, si en una montería (pongamos por ejemplo) matamos por error a un perro de rehala, aparte del monumental cabreo del rehalero (con perdón) el seguro no nos cubre el valor del perro, aunque es posible que el rehalero o el organizador de la montería tengan su propio seguro e indemnicen por la pérdida del animal, con lo que la compañía de seguros del rehalero u organizador, nos podría reclamar el importe de la indemnización.

Otro apartado a tener en cuenta, el seguro de caza que establece la ley, dice que quedan incluidos en el ámbito de cobertura:

“a) Los daños referidos en el apartado anterior ocasionados por un disparo involuntario del arma.

  1. b) Los daños referidos en el apartado anterior ocasionados en tiempo de descanso dentro de los límites del terreno de caza, en tanto se esté practicando el ejercicio de la misma.
  2. Quedan excluidos del ámbito de cobertura los supuestos en que el cazador no esté obligado a indemnizar porque el hecho fuera debido únicamente a culpa o negligencia del perjudicado o a fuerza mayor. No se considerarán casos de fuerza mayor los defectos, roturas o fallos de las armas de caza y sus mecanismos o de las municiones.”

Esto es, se exige que el daño se haya producido con ocasión de cazar, o sea que, si el disparo accidental se produce fuera del ámbito de la caza, no estaremos cubiertos.

Ejemplo, estamos limpiando el rifle o la escopeta y se dispara accidentalmente hiriendo a una persona, el seguro no lo cubriría por no estar cazando, con lo que tendríamos nosotros que hacernos cargo de la indemnización.

De igual forma, el seguro se responsabiliza si el siniestro se produce dentro de los límites de la zona de caza y si se está practicando la misma.

Un tema importante, el cazador es plenamente responsable del estado de las armas, su mecanismo y su munición, cartuchos y balas, por ello, el cazador responde de los daños ocasionados por un defecto, rotura o fallo en armas y municiones.

Dicho de otro modo, no podremos excusarnos ni eludir la indemnización, si los daños se producen por una rotura del cañón o una munición defectuosa.

Hasta aquí, el seguro de mínimos que establece el Decreto 63/1.994, de 21 de enero, pero, ¿hay posibilidad de extender las coberturas de este seguro? Por supuesto, o bien mediante la extensión de coberturas del seguro que tenemos o bien mediante la suscripción de un seguro de accidentes.

Hoy día, las compañías de seguros ofrecen pólizas en las que se cubren los perros propios, accidentes del propio cazador, aumento de indemnización por muerte o lesiones, daños materiales, etc…

CONCLUSIONES

Conclusión, a los que no lo hayáis hecho, leed bien vuestra póliza, tener claro cuáles son las coberturas (qué cubre y qué no) y si tenéis alguna duda poneos en contacto conmigo o con el agente, mediador o compañía de seguros donde hayáis firmado la póliza.

Creo que éste es un tema muy importante que no debemos dejar de lado, perder diez minutos de vuestro tiempo en echar un ojo a la póliza y sabed en todo momento sus coberturas y así evitaremos malentendidos con las compañías.

 

foto de viejo con gorra

El relevo generacional de la caza

La caza no engancha a los jóvenes

¿Hemos conseguido el relevo generacional en la caza? Hace ya algún tiempo, que se ha dado la voz de alarma desde algunos medios y por comentarios con cazadores, de que los jóvenes no se “enganchan” a la caza.

En principio parece una circunstancia no preocupante por el número de licencias existentes en todo el territorio nacional (alrededor de 700.000) sin embargo, la media de edad de los cazadores, si lo es.

Entre otras, la Oficina Nacional de la Caza, ya se ha puesto en marcha y en el cuestionario que contestó su Presidente, comentaba que Europa estaba preocupada por el tema y que desde las instituciones europeas se van a apoyar e impulsar programas educativos y actividades dedicados a apoyar a los jóvenes cazadores.

Razones que impiden el relevo generacional de la caza

Dicho esto, conviene analizar, cuáles son las razones que impiden a los jóvenes aficionarse a la actividad cinegética, y es aquí, donde cada uno tenemos nuestras propias respuestas.

Simplemente me limitaré a comentar algunas que creo, son compartidas por todos:

  1. El abandono del mundo rural. En un hecho que los jóvenes ya no se quedan en los pueblos y que marchan a las ciudades. Ello provoca que formen familia lejos del mundo rural y que los hijos de éstos poco o nada tengan alguna referencia con la naturaleza, flora y fauna.
  2. El precio de la caza cada vez es menos accesible para muchos jóvenes, que primero tendrán que poder costear su vida personal y familiar y sólo entonces, destinar algún recurso para la caza. La reciente crisis económica ha obligado a abandonar a muchos cazadores y muchos de los que hoy siguen con esta afición se quejan, y con razón, del precio de monterías, ojeos, tiradas de perdices, faisanes, etc..
  3. La caza no seduce a los jóvenes. Ello se debe, a mi entender, a varias razones. El modo de vida de éstos, resulta mucho más “atractivo” No hay que darse madrugones los fines de semana, se encuentran 24 horas conectados a redes sociales, facebook, playstation, whats app, etc..
  4. La falta cada vez mayor de caza menor y los escasos resultados de un día de caza normal.
  5. Las nuevas corrientes animalistas, que poco a poco, van calando en la mentalidad de los jóvenes, apoyadas desde medios de comunicación más mediáticos, cine, televisión, redes sociales, etc..

Los que los que amamos esta afición hemos tardado en contestar y poco a poco “nos van comiendo el terreno”

  1. Y por último, creo que hay que hacer autocrítica y pensar que algo no hemos hecho bien, cuando muchos hemos sido objeto de críticas de nuestros hijos por “matar animales” y no hemos sabido explicar los auténticos valores de la caza y el respeto por el mundo natural y así, seducir a nuestros hijos a que se sumen a esta bella afición, que es la nuestra.

En fin, creo que aún estamos a tiempo de frenar esta situación y, poco a poco, ir seduciendo a los jóvenes a que se sumen a esta afición y a evitar convertir los cazaderos en un cementerio de elefantes.

Bromas aparte, me gustaría conocer vuestra opinión y os animo a dedicar unos minutos a reflexionar sobre ello y a saber vuestros comentarios a través del blog.

Un saludo y buena caza.

 

 

 

Los valores de la caza

Mis primeros recuerdos como cazador

Los valores de la caza comienzan en mis primeros años aún de morralero. Aún recuerdo la noche anterior a un día de caza en que acompañaba a mi padre con escasos 8 o 10 años. Esa noche me costaba dormir y al día siguiente, me levantaba como si tal cosa, brincando y saltando como los perros.

Aquellos días de caza acompañando a mi padre y a algunos tíos, que también cazaban, me fue enseñando una serie de valores que aún hoy, sigo manteniendo pues me fueron inculcados a fuego en una edad en que todo se nos queda de forma más fácil.

Las primeras cosas que aprendí de niño yendo de caza era la camaradería y el trato con los compañeros. Una vez comenzada la jornada, se aparcaban los problemas y sólo hablábamos de lances, perros, dobletes, etc…

Esa camaradería se demostraba de muchas formas, perdiendo tu propio tiempo de caza ayudando a un compañero a buscar una pieza que no encuentra, dejando que tire tu amigo antes que tú por que tiene mejor posición o simplemente porque no ha colgado nada ese día…etc…

Además, aprendí a amar la naturaleza, a conocer algunos secretos de la misma, a distinguir árboles, matorrales, plantas, siembras, machos, hembras, y en general casi toda la fauna y flora que podemos admirar en España.

Aprendí a respetar a los animales, sus ciclos biológicos, sus rastros, a no tirar hembras preñadas, ni crías, ni pollos, a evitar el sufrimiento de los animales, acabando con su vida cuando estaban fatalmente heridos.

A respetar las siembras, y a quienes viven de ellas.

Aprendí a que una buena charla con los compañeros de cacería puede ser mucho más gratificante que haber colgado varias perdices, o abatido no sé cuántos jabalíes.

Aprendí, en definitiva, que ir a cazar no es lo mismo que ir a matar animales, que la caza es mucho más que eso, que incluye el respeto por la naturaleza, su flora y su fauna y la camaradería que se crea con los compañeros de cacería. Quizá muchos de estos valores se estén perdiendo, sin embargo, los que tenemos unos años, aún los mantenemos y deberán calar en todos, jóvenes y viejos.

alcohol y caza

Alcohol y caza

Alcohol y caza ¿Incompatibles?

Alcohol y caza no se llevan bien, si bien, no pretende ser este post, un alegato puritano contra el consumo de alcohol, ni mucho menos, pero antes de tomarnos unas copas es conveniente conocer las consecuencias de ello en relación con nuestro permiso de armas.

En primer lugar, en España no existe el derecho a la licencia de armas como ocurre en Estados Unidos u otros países en que portar armas de fuego resulta menos complicado que en nuestro país (Canadá, Méjico, etc…) La concesión del permiso de armas en España está sujeto al cumplimiento de circunstancias personales y técnicas que se recogen en el actual Reglamento de Armas (Decreto 137/1.993)

Sentado lo anterior, debemos recordar que el propio artículo 98 del Reglamento dice textualmente:

“En ningún caso podrán tener, ni usar armas ni ser titulares de la licencia o autorizaciones correspondientes, las personas cuyas condiciones físicas o psíquicas les impida su utilización, y especialmente aquellas personas para las que la posesión y el uso de armas representen un riesgo, propio o ajeno

A la hora de solicitar el permiso de armas o su renovación, se tienen en cuenta principalmente tres circunstancias:

Supuestos relacionados con la caza furtiva u otras infracciones a la Ley de Caza o de armas.

Supuestos relacionados con la peligrosidad del individuo ya sea para su persona o para terceros.

¿Qué dice la ley?

Supuestos relacionados con infracciones administrativas o penales por conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

Ello supone que una simple multa por haber dado positivo en un control de alcoholemia puede suponer la no renovación del permiso de armas, aunque, para nuestra tranquilidad diré, que no es algo habitual y que, en todo caso, es susceptible de recurso.

La Sentencia de 7 de octubre de 2002, dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid dijo textualmente:

“Este pronunciamiento judicial no hace sino confirmar aquella valoración de conductas que hizo la Administración y ello nos lleva a estimar adecuado el acuerdo denegatorio que aquí se discute porque tan peligroso puede ser conducir un vehículo bajo los efectos del alcohol como portar o utilizar un arma en iguales condiciones y quien es capaz de hacer aquello, no merece confianza para portar armas de fuego.”

A pesar de la contundencia con que se manifestó la sentencia, hay que hacer constar que actualmente, los tribunales han rebajado la severidad de los argumentos expuestos y coinciden en que hay que ir caso por caso y teniendo en cuenta que no es lo mismo un permiso de armas para la caza que un permiso de arma corta.

En todo caso, para terminar, diré: si bebes, no conduzcas; y si cazas, tampoco.

 

Presidente ONC

Preguntas al Presidente de la ONC

ENTREVISTA AL PRESIDENTE DE LA ONC

PREGUNTA.- Si bien es cierto que  el plomo en los cartuchos es un tema aparentemente cerrado, no es menos cierto que según publica “El Diario.es” el día 29 de mayo de 2016, la Comisión Europea ha encargado un informe a la Agencia Europea de Productos Químicos para evaluar el peligro del plomo en los cartuchos.

¿Sabemos algo de dicho informe?

¿Sabemos cuál puede ser la opinión de la Comisión Europea sobre el particular?

¿Estamos ante el final de los perdigones de plomo?

RESPUESTA. Ése es un tema que está actualmente en discusión pero que creemos que no se está abordando con las suficientes garantías científicas, ni tampoco se ha realizado una reflexión seria sobre los supuestos perjuicios de los perdigones de plomo y las consecuencias de sustituirlos por otros productos alternativos.

Los hechos confirman la falta de perjuicio al medio ambiente que supone la utilización de munición con proyectiles de plomo, en cuyo uso hay una larga experiencia que ha permitido solventar la mayoría de los problemas que se pudieran derivar de su uso, como, por ejemplo, en los campos de tiro o humedales. Además, parece poco científico calificar un material como “tóxico” o “no tóxico”, ya que estos dependerán mucho del medio el que se desarrollen o depositen, pudiéndonos encontrar con sorpresas.

Sí que nos sorprende que se pretenda fomentar la utilización de materiales que, diseminados de forma masiva en el medio ambiente, podrían tener graves consecuencias sin que nadie haya realizado estudios previos al respecto. La falta de una evaluación del impacto medioambiental que supondría el cambio de una munición de plomo tradicional a otros materiales alternativos supone un importante riesgo que sólo se evitaría con un análisis del impacto medioambiental del ciclo de vida de dichos materiales alternativos.

Creo que aún es pronto para hablar del final de la munición de plomo, puesto que queda mucho por avanzar. En cualquier caso, esperamos que cualquier decisión se base en criterios científicos y cuyas consecuencias hayan sido previamente analizadas.

PREGUNTA. Hace unos días, la ONC se dirigió al Parlamento Europeo solicitando medidas para favorecer el relevo generacional de cazadores.

¿En qué consistieron dichas medidas?

¿Cuál fue la respuesta del Parlamento?

¿Fueron receptivos a sus peticiones?

¿Conoce las cifras de edad de nuevas afiliaciones a la caza?

RESPUESTA. La ONC ha defendido la importancia de ese relevo generacional en la conferencia ‘Jóvenes cazadores. El futuro de la biodiversidad en Europa’, celebrada en el Parlamento Europeo con la organización de la Federación de Asociaciones de Caza y Conservación de la Unión Europea (FACE). Se trata de un tema imprescindible teniendo en cuenta que la caza es necesaria para el equilibrio de los ecosistemas, y en toda Europa se está estudiando el tema con mucho interés. En este caso la medida concreta que se va a apoyar pasa por el impulso a programas educativos y actividades dedicados a apoyar a los jóvenes cazadores. Dentro de la ONC tenemos la entidad Jóvenes por la Caza, a través de la que canalizamos todas estas iniciativas.

PREGUNTA. Es notoria la reducción de perdiz en nuestros montes,

¿a qué cree que es debido?

¿Existen medidas concretas para favorecer la cría de la perdiz?

¿Es reversible la situación?

RESPUESTA. La reducción de las poblaciones de perdices es notoria y se debe a múltiples factores, fundamentalmente a los importantes deterioros de los hábitats, la incidencia negativa de las modernas técnicas agrícolas y utilización de productos fitosanitarios de contrastado efecto negativo en la especie. Existen medidas para corregir la situación cambiando las técnicas agrícolas dañinas y compensando al agricultor por la pérdida de productividad. La situación es reversible, pero si no se actúa pronto igual no llegamos a tiempo. Por eso se están impulsando diversos proyectos para la recuperación de la perdiz en España, y la ONC está apoyando algunos de ellos.

PREGUNTA.  Hace unos días hemos visto publicado en el BOE, la unión de la Comunidad Autónoma de Murcia al acuerdo para la implantación de la licencia interautonómica.

¿Para cuándo una licencia única en todo el territorio nacional?

¿Existen contactos con las diversas administraciones autonómicas en este sentido?

RESPUESTA.  La licencia única para toda España llegará de la mano de la voluntad política de las autonomías de facilitar al administrado el ejercicio de sus derechos dejando a un lado otros intereses. Desde la ONC respaldamos esta licencia única, pero una vez que ya se puso en marcha es algo que depende únicamente de la voluntad política de cada Administración, y parece que lamentablemente no todos están por la labor.

PREGUNTA. En pocas palabras,

¿En qué consiste la Estrategia Nacional de Caza, cuya elaboración ha sido recientemente aprobada por el Parlamento?

¿En qué puede favorecer ello a los cazadores?

RESPUESTA. Consiste en reconocer a la caza la consideración de recurso fundamental para el desarrollo rural y elemento fundamental para el equilibrio ecológico, lejos de otras posturas que basadas en un alto grado de demagogia no ofrecen ninguna alternativa viable al aprovechamiento cinegético. Por eso es algo que hemos pedido desde el sector con insistencia y el hecho de que se le haya dado un primer paso en el Congreso en respuesta a nuestras reivindicaciones es algo que nos anima a seguir trabajando en la misma línea.

PREGUNTA. Últimamente somos testigos de ataques en redes sociales y otros medios de comunicación contra el sector de la caza y cazadores.

¿Ha tomado la ONC alguna medida frente a estas agresiones?

¿Tiene la ONC algún plan de contingencia frente a este problema?

RESPUESTA. La ONC ha solicitado la modificación y ampliación del delito de odio del art.510 del Código Penal para que se castiguen conductas vejatorias y contrarias a la dignidad de un colectivo que practica una actividad “legal” y reglada como pocas. También nos hemos dirigido a la Fiscalía General del Estado para que intervenga. Las redes no pueden nunca ser un refugio de impunidad para la calumnia y la injuria. Desde la ONC hemos acudido en varias ocasiones a los tribunales por este motivo, pero lo cierto es que a día de hoy es muy difícil lograr condenas de este tipo por la actual regulación jurídica.

PREGUNTA. ¿Cuáles son los retos a que se enfrente el sector cinegético para el futuro?

RESPUESTA. Los principales retos para el futuro son; trasladar a la sociedad la necesidad de realizar controles poblacionales de la fauna silvestre para evitar superpoblaciones que generen  graves riesgos para la salud de la cabaña ganadera y de las personas; hacer un aprovechamiento racional y ordenado de los recursos cinegéticos; luchar contra los movimientos anti-caza y demostrar que no hay alternativa razonable a la caza y que esos sectores plantean utopías y no tienen plan “B”; mantener el relevo generacional ante una juventud cada vez mas urbanita y que no tiene contacto con la naturaleza;  poner en valor a la clase política que el aprovechamiento cinegético es un recurso de primerísimo nivel que genera una renta muy importante; defender el mundo rural y sus gentes porque es una fuente de riqueza fundamental para el desarrollo y para el mantenimiento de los ecosistemas; mantener nuestra representación en Europa para defender las modalidades tradicionales de caza, todas ellas arraigadas en la cultura de nuestro pueblos y por tanto necesarias para que se sigan manteniendo santuarios de la naturaleza como hasta ahora; recordar a la clase política que el “mundo rural” también vota y mueve millones de votos.

Santiago Iturmendi Maguregui

Presidente de la Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural.

Legalidad de los apuntadores laser

Visores nocturnos y apuntadores laser

Legalidad de los visores nocturnos y apuntadores laser

Aún hoy, veo que existe mucha confusión con la legalidad o no de los visores nocturnos, apuntadores laser, monoculares, fuentes de luz artificial, etc…

Como seguro sabéis, la legalidad o no de estos dispositivos se encuentra recogida en la legislación de cada comunidad autónoma, es decir, en algunas se prohíben algunos dispositivos y en otras, no.

Para facilitar la comprensión de todo este follón de disposiciones legales, hemos estudiado cada comunidad autónoma por separado y estos son los resultados por comunidades:

ANDALUCÍA

Como los cazadores de Andalucía sabéis, ésta Comunidad carece de Ley de Caza propiamente dicha, regulándose por el Decreto 126/2017, de 25 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Ordenación de la Caza en Andalucía y la Ley 8/2003, de 28 de octubre, de la flora y la fauna silvestres, además de otras normas.

Al margen de todas estas disposiciones legales, vamos al grano. En el Anexo I, de la Ley 8/2003, de 28 de octubre, se dice textualmente:

“ANEXO I

                        Medios de captura prohibidos:

 A) Para las especies terrestres:

            5.º Los faros, linternas, espejos y otras fuentes luminosas artificiales o deslumbrantes, así como cualquier otro dispositivo o medio para iluminar los blancos o de visión nocturna.”

Conclusión, queda prohibida la utilización de visores nocturnos y apuntadores laser y cualquier otro dispositivo que pueda iluminar blancos.

No obstante, dicha prohibición no afectará si tenéis permiso de la Junta para caza nocturna en la que podéis ayudaros de una linterna.

PAÍS VASCO

Esta Comunidad se regula por la Ley 2/2011, de 17 de marzo, de caza. En su artículo 37 y 39.6 se dice textualmente:

“Artículo 37. Dispositivos auxiliares.

Se prohíbe el empleo y la tenencia durante el ejercicio de la caza de silenciadores, dispositivos para iluminar los blancos, dispositivos de mira de los que forme parte un convertidor o un amplificador de imagen electrónico, así como cualquier otro tipo de intensificador de luz.

Se prohíbe cualquier otro elemento auxiliar de las armas que se determine reglamentariamente por las instituciones forales competentes.”

“Artículo 39. Prohibiciones en beneficio de la caza.

  1. Se prohíbe el uso de espejos, faros, linternas y otras fuentes luminosas artificiales.”

O sea, que está prohibida la utilización de visores nocturnos, apuntadores laser, etc…

CATALUÑA

Actualmente, Cataluña no tiene Ley de Caza propiamente dicha, si bien, recientemente, representantes de la Consejería de Agricultura, han dicho que están elaborando una Ley que se acomode a las necesidades actuales.

Al carecer de legislación propia, le es de aplicación la Ley de Caza 1/1.970, de 4 de abril.

GALICIA

La caza, en la Comunidad Autónoma de Galicia, se regula mediante la Ley 13/2013, de 23 de diciembre. En ella, hay que destacar los artículos 68 y 69.

“Artículo 68. Dispositivos auxiliares prohibidos.

Quedan prohibidos los siguientes dispositivos auxiliares en el ejercicio de la caza:

a) Silenciadores.

b) Dispositivos de mira de los que forme parte un convertidor o un amplificador electrónico de luz para tiro nocturno.

c) El láser o cualquier otro dispositivo que señale el blanco.

d) Cualesquiera otros que se declaren contrarios al ejercicio ético de la caza.”

“Artículo 69. Otros instrumentos, medios y procedimientos de caza prohibidos

Fuentes luminosas artificiales, espejos y dispositivos para iluminar los blancos. Se exceptúan de esta prohibición las esperas nocturnas, en las cuales podrán utilizarse dichos elementos a fin de potenciar la seguridad de la actividad cinegética.”

El texto es bastante claro, quedan prohibidos los dispositivos de visión nocturna, apuntadores laser, etc… si bien, se establece una salvedad, las esperas nocturnas en que podrán utilizarse este tipo de elementos.

ASTURIAS

El Principado de Asturias se encuentra regulado, en cuanto a su actividad cinegética por la Ley 2/1.989, de 6 de junio, de caza. En su artículo 25, dispone:

Artículo 25.

Queda prohibido el empleo de los métodos y medios de caza siguientes:

e) Fuentes luminosas artificiales.

f) Espejuelos u otros objetos deslumbrantes.

g) Dispositivos para iluminar blancos.

h) Dispositivos de mira de los que forme parte integrante un convertidor de imagen o un amplificador de imagen electrónico de tiro nocturno.”

Conclusión, una vez más, encontramos que el Principado, prohíbe, de forma expresa, la utilización de visores nocturnos, apuntadores láser, etc…

CANTABRIA

Cantabria se regula por la Ley 12/2006, de 17 de julio, de caza.

En su artículo 33, dispone:

Artículo 33. Armas, dispositivos auxiliares y municiones.

  1. Queda prohibida la tenencia y empleo de los siguientes dispositivos auxiliares en el ejercicio de la caza:

b) Dispositivos para iluminar los blancos.

c) Dispositivos de mira de los que forme parte un convertidor o un amplificador electrónico, así como cualquier otro tipo de intensificador de luz.”

Así pues, Cantabria también prohíbe el uso de dichos dispositivos. Entiendo que la prohibición abarca tanto apuntadores laser como monoculares y binoculares, cuyo efecto es la iluminación del blanco.

LA RIOJA

La Rioja se regula por la Ley 9/1.998, de 2 de julio, de caza y en su artículo 36.3, se dice textualmente:

Artículo 36. Armas, dispositivos auxiliares, municiones y calibres.

  1. Se prohíbe:

a) El empleo, en el ejercicio de la caza de silenciadores, dispositivos para iluminar los blancos, dispositivos de mira de los que forme parte un convertidor o un amplificador de imagen electrónico, así como cualquier otro tipo de intensificador de luz.”

“Artículo 37. Otros medios y procedimientos de caza prohibidos.

  1. Se prohíbe con carácter general, en el ejercicio de la caza, la tenencia y utilización de los siguientes medios y procedimientos:

d) Los faros, linternas, espejos y otras fuentes luminosas artificiales.”

Lamentablemente, quedan prohibidos los dispositivos de visión nocturna y apuntadores láser.

MURCIA

La Comunidad autónoma murciana regula la caza mediante la Ley 7/2003, de 12 de noviembre, y en su artículo 46, dispone:

Artículo 46. De los métodos y medios de captura o muerte prohibidos.

Queda prohibido el empleo, sin autorización de la Consejería competente, de los siguientes métodos y medios de captura o muerte de piezas de caza:

e) Los faros, linternas, espejos y otras fuentes luminosas artificiales o deslumbrantes.”

Lo escueto del artículo permite mucho margen de interpretación, así, entiendo que quedan prohibidos los apuntadores laser, pero no los dispositivos monoculares ni binoculares.

 COMUNIDAD VALENCIANA

La Comunidad Valenciana se rige por la Ley 13/2004, de 27 de diciembre, de caza. En su artículo 12, establece:

Artículo 12. Prohibiciones en el ejercicio de las modalidades deportivas.

  1. En la práctica de las modalidades deportivas de caza quedan prohibidos los siguientes usos y acciones:

f) El empleo de silenciadores o de miras de visión nocturna incorporadas al arma o como mecanismo de puntería.”

h) El uso de faros, linternas, espejos y cualquier otra fuente luminosa artificial, así como el uso de aparatos de visión por rayos infrarrojos. Se excluye de esta prohibición el uso de fuentes luminosas en tránsito de ida o vuelta a los lugares de caza con el arma enfundada o desmontada, así como el empleo con autorización expresa de linternas o focos para la caza del jabalí a espera en el instante previo al disparo a fin de garantizar la seguridad de las cacerías.

Tal y como expone la Ley Valenciana, establece la posibilidad de utilizar linternas o focos e incluso aparatos de visión por infrarrojos en esperas, pero entiendo que ello no incluye los apuntadores laser, y siempre en el momento inmediato al disparo.

ARAGÓN

La actividad cinegética se regula en la Ley 1/2015, de 12 de marzo, de caza de Aragón. En su artículo 41 dice:

Artículo 41. Modalidades cinegéticas. Medios, procedimientos e instalaciones prohibidos.

  1. d) El empleo de espejos, faros, linternas y otras fuentes luminosas artificiales, salvo en el caso de esperas nocturnas por daños a la agricultura.”

A su vez, el artículo 42 establece:

“3. Quedan prohibidos los siguientes dispositivos auxiliares en el ejercicio de la caza:

b) Los dispositivos para iluminar los blancos, salvo en el caso de esperas nocturnas por daños a la agricultura.

c) Los dispositivos de mira de los que forme parte un convertidor o un amplificador electrónico de luz para tiro nocturno.”

Al respecto merece la pena decir que se permiten excepcionalmente (caso de esperas por daños a la agricultura) de dispositivos para iluminar blancos, monoculares y binoculares, pero prohibición absoluta del apuntador laser.

Para el resto de supuestos, se prohíben los dispositivos nocturnos.

CASTILLA LA MANCHA

La norma que rige la actividad cinegética de Castilla La Mancha es la Ley 3/2015, de 5 de marzo, de Caza de Castilla La Mancha. En su artículo 26, se dice textualmente:

Artículo 26. Medios prohibidos de caza y de control de poblaciones.

Con carácter general queda prohibido el uso de los siguientes medios de caza y de control de poblaciones:

b) Los faros, linternas, espejos y otras fuentes luminosas artificiales, dispositivos para iluminar los blancos, dispositivos de visor que incluya un convertidor de imagen o un amplificador de imagen electrónico para tiro nocturno, con las salvedades contempladas reglamentariamente para la caza nocturna.”

La prohibición establecida en este artículo podrá ser habilitada por la Dirección General u Órganos provinciales para los supuestos establecidos en el artículo 28 de la misma Ley.

En conclusión, prohibición absoluta de dispositivos nocturnos, salvo autorización de la Administración para supuestos muy concretos.

CANARIAS

La actividad cinegética se encuentra regulada en la Ley 7/1.998, de 6 de julio, de Caza de Canarias. En su artículo 43, dispone:

Artículo 43. Artes y medios de caza prohibidos.

  1. Quedan prohibidos los siguientes medios para cazar:

d) Faros, linternas, espejos y otras fuentes luminosas artificiales.”

Una vez más, se establece la posibilidad de dejar sin efecto la prohibición en determinados supuestos recogidos en el mismo artículo, apartado 3º.

Como norma general, prohibición de apuntadores laser, aunque no veo problema en la utilización de monoculares y binoculares.

COMUNIDAD FORAL DE NAVARRA

Su actividad cinegética se regula en la Ley Foral 17/2005, de 22 de diciembre, de caza y pesca de Navarra. En su artículo 39, se dice textualmente:

Artículo 39. Medios prohibidos.

Queda prohibida la tenencia y utilización para la caza, sin autorización, de los siguientes métodos y medios de captura de animales:

  1. Los faros, espejos y otras fuentes luminosas artificiales o deslumbrantes.”

Entiendo que están autorizados todos los dispositivos de visión nocturna, salvo apuntadores laser.

COMUNIDAD AUTÓNOMA BALEAR

Se regula en la Ley 6/2006, de 12 de abril, balear de caza y pesca fluvial. En su artículo 33, se explicita:

“Artículo 33. Utensilios, armas, municiones, calibres y dispositivos auxiliares.

  1. Quedan prohibidos los siguientes dispositivos auxiliares para el ejercicio de la caza:

c) Fuentes luminosas artificiales, espejos, dispositivos de iluminación de blancos, dispositivos de visor que incluyan un convertidor de imagen o un amplificador de imagen electrónico para tiro nocturno.”

La redacción del artículo no deja mucho margen a la duda y así, habrá que entender prohibidos los dispositivos nocturnos.

COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID

La Comunidad de Madrid carece de normativa específica en materia de caza por lo que ésta, se regula en la Ley de Caza 1/1.970, de 4 de abril. En su artículo 42, se dice:

Artículo cuarenta y dos. Delitos de caza.

Uno. Serán castigados, como reos de delito, con la pena de arresto mayor o multa de cinco mil a cincuenta mil pesetas y, además, a la privación de la licencia de caza o de la facultad de obtenerla por un plazo de dos a cinco años:

c) Los que cazaren de noche, con armas de fuego o accionadas por gas o aire comprimido, auxiliándose con los focos de un vehículo o motor o con cualquier otro dispositivo que emita luz artificial.”

Esta Ley ha sido modificada por el nuevo Código Penal, desapareciendo los delitos en dicho texto y transformándose en Infracciones administrativas muy graves con la consiguiente pena pecuniaria y retirada de la licencia de caza.

Del tenor literal de dicho artículo, entiendo que se prohíbe el apuntador laser, pero no veo problema en la utilización de monoculares y binoculares.

EXTREMADURA

Su actividad cinegética se regula en la Ley 14/2010, de 9 de diciembre, de caza de Extremadura.

Lo curioso de la Ley de Caza de Extremadura es que no se hacía mención en toda la ley a la prohibición de dispositivos nocturnos, pero lo más increíble es que esta Ley ha sido modificada por la Ley 12/2014, de 19 de diciembre y casualmente, tampoco se prohíbe la utilización de dispositivos nocturnos.

Por ello, respecto a Extremadura, al no regularse prohibición ninguna sobre los dispositivos nocturnos, entiendo que son perfectamente utilizables.

CASTILLA Y LEÓN

Regula el ejercicio de la caza en la Ley 4/1.996, de 12 de julio, de caza de Castilla y León. En su artículo 30, dispone:

“Artículo 30. Armas, dispositivos auxiliares, municiones y calibres.

Se prohíbe el empleo de:

a) Silenciadores.

b) Dispositivos para iluminar los blancos.

c) Dispositivos de mira de los que forme parte un convertidor o un amplificador de imagen electrónico, así como cualquier tipo de intensificador de luz.

d) Cualquier otro elemento auxiliar de las armas que reglamentariamente se establezca.”

El contenido del artículo no admite mucha discusión. Prohibición absoluta de todo tipo de dispositivo de visión nocturna o que sirva para iluminar blancos, salvo permiso de la Comunidad Autónoma correspondiente para esperas o aguardos nocturnos.

 

 

 

 

 

 

 

Lectura obligada a monteros

Recomendaciones a monteros

 

Consejos a monteros

Tal y como prometía, expondré a continuación las recomendaciones que el Manifiesto de la Montería reserva a los monteros.

En primer lugar, se hace referencia al resultado de la propia montería, que no siempre es el esperado por los monteros ni por los organizadores de la misma. Ello puede ser debido a distintos motivos, circunstancias ajenas a la propia organización e igualmente pueden deberse a razones propias de monteros, rehalas, etc..

La pericia de los tiradores, calidad de las rehalas, circunstancias climatológicas y otras, pueden dar lugar a resultados poco esperados.

Se habla en el Manifiesto, de las monterías de invitación. En ellas, el invitado deberá respetar la organización de los puestos indicada por el propietario, así como también tener claro que, la propiedad de las reses abatidas, pertenece al anfitrión, y por tanto, deberemos solicitar permiso de éste si queremos llevarnos algún trofeo a casa.

Continúa el Manifiesto recordando el tema de la puntualidad, deberemos acudir puntualmente a la junta y además deberemos cumplir escrupulosamente las indicaciones y sorteos, al objeto de no demorar la salida de la armada.

Se establecen indicaciones sobre la utilización del vehículo del montero, que no deberá abusar de su uso dentro de la mancha ni llevar excesivo bagaje a la hora de la salida hacia el puesto.

En cuanto a los acompañantes del montero, éstos deberán mantener siempre la debida compostura y silencio al objeto de no perjudicar al resto de la armada.

Se indica también la exigencia de que los vecinos del puesto conozcan nuestra situación, advirtiendo a los mismos de la situación exacta de nuestra posición que impida cualquier accidente por un disparo accidental. De igual forma se destaca que la seguridad de los participantes debe ser un elemento primordial del evento, prevaleciendo sobre cualquier otra consideración.

En cuanto a la relación del montero con las armas, se establece:

El montero evitará la utilización de armas adecuadas al evento, es decir, aquellas que “aseguren” en la medida de lo posible, la muerte del animal, evitando reses heridas. Así también, se intentará evitar los “tiros largos” en los que se dude de la efectividad del disparo, evitando así reses heridas que puedan perderse.

Deberá procurarse la máxima seguridad en el disparo, evitando el disparo al horizonte y al viso y desde luego, el tiro “al bulto” , asegurándose de forma clara de tener el objetivo plenamente identificado.

El montero deberá preparar sus armas en el mismo puesto, y no antes, no pudiendo tirar a animal alguno antes de llegar al puesto. Una vez finalizado el evento deberá descargar las armas.

Una vez en la mancha se impide tirar al blanco ni probar las armas, hasta el comienzo del evento.

Una vez en el puesto, el montero no debe abandonarlo hasta el final de la montería, si por causa excepcional debiera hacerlo, deberá comunicarlo a los vecinos más próximos. Nunca alterar las posturas con el objeto de probar un lance diferente y se deberá permanecer en el puesto hasta el final de la montería.

Respetar las carreras de las reses, sin disparar a las que ofrezcan un mejor blanco a otros monteros.

Acatar siempre la regla de la primera sangre, intentando esclarecer los resultados del lance y, en caso de discrepancia acudir al capitán, cuya decisión debe ser aceptada por los monteros.

Marcar las reses abatidas al objeto de facilitar su retirada y a la finalización del acto, comentar con el capitán las incidencias, comportamiento de las rehalas y otras circunstancias que contribuyan a la mejora de monterías posteriores.

En relación con los perros, el montero deberá respetar y apreciar a los perros, en cuanto que elemento fundamental en el desarrollo del acto.

Asimismo, no pegar ni alejar violentamente a los perros cando muerdan la res cobrada, permitiendo que se ceben con ella durante un tiempo razonable.

De igual forma no disparar a la res rodeada de perros por el peligro de alcance a alguno de éstos. Si por error se hiere o mata algún perro, se comentará inmediatamente al organizador y perreros, asumiendo la responsabilidad del hecho.

DÍA DE CAZA Y EL SANTO GRIAL

Vista de la Ermita de San Pantaleón de Losa. Foto cedida por Félix Martín Santos.

El fin de semana pasado pude ir con tío al monte a ver si podíamos colgarnos alguna becada ya que, de perdices, anda muy justo el coto.

El sábado, a primera hora de la mañana salimos hacia el cazadero. Mucho frío, propio de la tierra burgalesa en que estábamos, y algo de viento. Comenzamos la jornada y el sol comenzaba a despuntar cuando, al poco, el perro comienza a picarse en unas zarzas y de repente, sin muestra ni nada, salta la becada. Vuelo vertical, quebrando unos matorrales y sin casi opción de disparo, pum, la primera, al morral.

Seguimos la jornada y dejamos trabajar a los perros provistos de collar. El sol empezaba a calentar, aunque no mucho, y decidimos hacer una parada técnica (necesidades fisiológicas… un pis, vaya) y continuamos. Ya pasada la media mañana, pudimos ver a la liebre en la cama que no había advertido nuestra presencia. Salieron los perros hacia ella y salió como alma que lleva el diablo. Esta vez, la teníamos encarada casi desde la cama. Tiro relativamente fácil, y a la saca.

Ya terminando la mañana, comenzamos a oír el pitido del collar de uno de los perros, salimos escopetados para allá y efectivamente, el perro de muestra. Nos acercamos y al poco, se levanta la becada, como siempre, entre árboles, quebrando… pero no le valió de nada, aunque nos obligó a un segundo tiro.

Terminó la jornada pues, con dos becadas y una liebre. Dado el coto que es, firmaba todos los días.

La sorpresa vino el domingo cuando me invitaron a la Ermita de San Pantaleón de Losa, que es la que aparece en mi blog y que ya conocía de otra visita. Según los “entendidos del lugar”, en dicha Ermita estuvo lo que parece ser el Santo Grial.

Me explicaré. Hay quien ha querido vincular esta Ermita con la historia del Santo Grial, sobre el que se han escrito ríos de tinta y aún sigue siendo fuente de inspiración para muchos autores (véase Javier Sierra y su último libro).

Todo comienza con un texto escrito por Chrétien de Troyes (S.XII) y continúa con un poema épico de Wolfram von Eschenbach en el siglo XIII.

Estos dos autores, sobre todo el primero, son los precursores de los libros de caballerías y de ahí nace la famosa historia del Grial y las leyendas artúricas.

Pues bien, la vinculación de la Ermita de San Pantaleón con el Grial, viene porque ésta, se encuentra muy cerca de la Montaña de Monte Salvado o Mont Salvat, que aparece en los textos de Von Eschenbach. Además, a escasos kilómetros se encuentra la localidad de Criales, según algunos, toponómicamente unida al término “Grial” “Griales”si a eso unimos que a pocos kilómetros nos encontramos con la aldea de Siones y su magnifica Iglesia románica de Santa María, tenemos el cóctel perfecto.

La Orden del Priorato de Sión para custodiar el Santo Grial, la existencia a pocos kilómetros de la localidad de “CRIALES” y muy cerca, la Montaña Salvada.

En fin, al margen de que en dicha Ermita pudiera custodiarse o no el Santo Grial, que va a ser que no, merece la pena una visita a la misma y a la zona donde se encuentra enclavada. Se trata de una Ermita de estilo románico y es una buena ocasión para escaparse un fin de semana y conocer toda aquella zona de Las Merindades, en la provincia de Burgos. Si alguien está interesado, en saber más sobre el tema no dejéis de preguntarme.

 

El capitán de montería

Las funciones del capitán de montería

 

Funciones del Capitán de Montería

A la mayoría de los que ejercéis de Capitán de Montería o lo habéis hecho alguna vez, lo que pasaré a explicar a continuación no os sonará a nuevo, no obstante, creo que es interesante que todos los participantes del evento venatorio conozcan las funciones de unos y de otros.

Básicamente, el Capitán es la persona que debe velar por la correcta organización de la montería en cualquiera de sus modalidades, así como vigilar estrechamente, el cumplimiento de las medidas de seguridad relacionadas con el evento.

Según el Manifiesto de la Montería, son obligaciones de éste:

  1. Asegurar que los postores conocen bien los puestos en cuanto a su situación y uso. Al término de la montería los postores habrán de auxiliar y comprobar la retirada a la junta de toda la armada a su cargo.

2. Organizar racionalmente el movimiento y aparcamiento de los vehículos en los límites de la mancha, sin abusar de su utilización.

3. Impedir que se corten los trofeos en el monte y arbitrar las medidas oportunas para que las reses lleguen con rapidez a la junta para el disfrute de todos los monteros.

4. Facilitar a todos los monteros, en la medida de lo posible, personal o medios a fin de que rastreen por sí mismos, las reses heridas para que no se queden en el campo, procurando su cobra hasta términos razonables. El rastreo por parte del cazador debe limitarse a las horas de luz de la misma jornada.

5. Proporcionar a los monteros la máxima información posible sobre la mancha a cazar, facilitándoles esquemas de situación y características, nombres e identificación de rehalas e instrucciones propias de la finca. Reclamar a todos los participantes su colaboración para proteger la limpieza del campo.

6. Exigir la puntualidad de la Junta correspondiendo a la misma con tiempos previstos para atender a los monteros y armar la mancha y arbitrar medidas para que todos conozcan el fin de la montería y no adelanten o demoren su repliegue por carecer de guías o medios.

7. Procurar la integración del montero en las características, el desarrollo y el resultado de la montería. Mantener, en todo caso, las reglas tradicionales de hospitalidad y bien hacer. Sostener la institución de los noviazgos, con la necesaria aceptación de su propuesta y el control de la mesura de su desarrollo.

En posts posteriores iremos detallando las obligaciones y derechos de otros intervinientes en las monterías.