Archivo por meses: abril 2018

nuevos cazadores

Consejos para enseñar a los nuevos cazadores

Cada temporada se suman más aficionados a la práctica de la caza. Es muy importante que las personas que son experimentadas ayuden a los nuevos cazadores y les enseñen trucos y formas de realizar las técnicas básicas. A continuación te contamos algunos métodos para enseñarles y que sean unos cazadores de primera.

Métodos para enseñar a nuevos cazadores

No asumas que sabe cosas, ni des nada por sentado

El novato no tiene porque saber ni percibir, ciertas cosas que por instinto ya te salen. Por ello debes ser constante en las explicaciones, ser ordenado y preciso en lo que le cuentas. El nuevo cazador tiene que adaptarse y tomarse su tiempo para sentirse a gusto en el monte, en los barrancos o entre la jara, no le presiones.

Tomate todo el tiempo necesario hasta conseguir que aprenda a ir de caza

Debes explicarle qué es necesario y cómo actuar cuando uno está en el monte o en el campo. Ayúdale en la elección de su equipamiento y en la forma de ir cuando salgáis a cazar. Dale consejos sobre lo que no se debe hacer, como echarse una colonia o llevar en sonido el móvil activado. Con ello le guiarás hacia la forma correcta de hacer las cosas.

Comparte con él correctamente tu código de conducta y ética como cazador

Cuando tienes que enseñarle a un nuevo cazador, ten en cuenta que va a absorber todos tus movimientos y observar todo lo que hagas. Comparte con él una ética y código de conducta correctos, para que se convierta en un modelo de cazador al que admirar.

Enséñale a orientarse para que no tenga que recurrir al GPS

A pesar de que los GPS, son unos instrumentos muy útiles para la localización, el nuevo cazador debe tener una base de orientación. Antiguamente la orientación se llevaba a cabo gracias a las estrellas o el sol. En la actualidad aunque existe este tipo de tecnología es crucial contar con estas nociones básicas de orientación y recurrir a él en caso de apuro.

Ten en cuenta su inexperiencia a la hora de realizar su primer tiro

Cuando el nuevo cazador tiene a tiro el primer animal, es normal que los nervios broten. Ayúdale a adecuar la munición y el arma pero ten en consideración el calibre y su experiencia. Usar el calibre adecuado al animal al que se vaya a tirar. Si utiliza uno demasiado fuerte puede asustar al novato o incluso este podría herirse con el arma.

La seguridad con las armas es muy importante

Antes de que el principiante salga de caza solo o con algún amigo, enséñale y transmítele la responsabilidad que conlleva un arma. Debe conocer las reglas, su manejo y funcionamiento, además del comportamiento que debe tener al portar un arma. Esto debe quedarle grabado en su mente por su propia seguridad y la de los demás.

 

La mira del rifle

Afinando la puntería de tu rifle

Consejos para ir afinando la puntería de tu rifle

Con relativa frecuencia, el visor del rifle puede sufrir ligeras oscilaciones fruto de pequeños golpes, la propia vibración del disparo u otras circunstancias que pueden provocar desajustes en la mira que afectan indudablemente en la puntería.

Pues bien, una vez al año, deberíamos llevar nuestro rifle a recalibrar para afinar la puntería y evitar errores en el disparo.

El recalibrado del rifle podremos hacerlo de dos formas, por nosotros mismos, para lo que deberemos contar con la pericia, conocimiento y útiles necesarios o bien dejarlo en mano de profesionales. Yo aconsejo la segunda opción.

Si queréis hacerlo por vuestra cuenta necesitaréis:

  • Bancada para colocar el rifle y efectuar el disparo.
  • Sujeción absoluta del rifle a la bancada.
  • Colimador (opcional)
  • Dianas

Una vez reunidos todos estos útiles, deberás comenzar con la calibración en sí, disparando sobre la diana fijada y ajustando la torreta del visor hasta conseguir el perfecto alineamiento. Para ello, deberás ir corrigiendo mediante el giro de los tornillos de la torreta, bien en altura, bien en sentido izquierda y derecha hasta conseguir el impacto en el punto exacto pretendido.

Cosa distinta es el tema del cálculo de la caída de la bala. Como ya sabemos, la bala al ser disparada describe una parábola por efecto de la gravedad que debe ser tenida en cuenta a la hora de la calibración, para ello, cada bala lleva en su caja correspondiente, una tabla de centímetros de caída por metros recorridos, de forma tal que, a mayor recorrido, mayor caída. Esta circunstancia debe ser tenida en cuenta a la hora del disparo dependiendo de los metros en que se encuentre el objetivo. Podemos calibrar la mira teniendo en cuenta esta circunstancia o bien tener en cuenta la caída dependiendo de la distancia al objetivo en el momento del disparo.

No obstante, si queremos un “ajuste fino” de nuestro rifle, te aconsejo que antes de meterte en este berenjenal, dejes el ajuste de la puntería en mano de profesionales.

Consejos de calibración

Si te has decidido por ser tú el que proceda a la calibración del rifle, debes prestar mucha atención a los siguientes consejos

  • Sujeción absoluta del rifle a la bancada de disparo.
  • Empleo de las balas que utilizarás habitualmente.
  • Calibración a una distancia determinada 20, 50, 75, 100 metros.
  • Utilizar los lugares habilitados para ello (galerías de tiro)

 

 

Revisar

Partes que revisar antes de comprar una escopeta de segunda mano

Si quieres adquirir una escopeta de segunda mano debes saber bien qué es lo que compras. Por ello en el artículo te contamos cuáles son las partes que debes revisar para tener tu escopeta óptima y perfecta para la temporada de caza.

Partes que revisar

Mecanismos y sistemas de disparo

Las escopetas cuentan con la extracción de vainas, con o sin expulsión, esta forma parte de los mecanismos móviles. Se pueden deteriorar debido a un mal cuidado o un uso excesivo. Otro mecanismo importante es el que forma el grupo de disparo, y que diferencia si estamos ante una semiautomática, una superpuesta o una yuxtapuesta.

Generalizando, los sistemas de disparo más fiables por su sencillez y durabilidad son:

  • Semiautomáticas:
    • Sistema inercial
    • Sistema Anson & Deeley o como se denomina equivocadamente, pletina corta.
    • Media pletina (en el caso de las paralelas)
  • Superpuestas: este tipo suelen acoplar sistemas de disparo muy fiables.

Para comprobar que el grupo de disparo funciona bien, puedes empujar el percutor o ambos con fuerza y ayudarte con las vainas “aliviamuelles”. Si este funciona bien puedes chequear el grupo de disparo en sí.

Comprobar el grupo de disparo

Escopeta semiautomática: Para revisar el grupo de disparo de este tipo de escopetas debes desmontar el cerrojo, en el caso de las que cuentan con sistema inercial. También conviene ver la válvula de gases, en las que lleven dicho sistema de recarga. En las paralelas, hay que revisar las piezas del mecanismo interior y ver si dispone de la palomilla de apertura de las pletinas. Como consejo, conviene recargar el arma antes de desmotar las pletinas.  Si chequeas las piezas del interior de la báscula podrás saber cuál es el desgate que tiene.

La revisión de algunos mecanismos puede ser sencilla, pero en el caso de los sistemas de gases o las denominadas llaves de cuatro pilares requieren tener más cuidado para que su funcionamiento sea el correcto.

Debes revisar bien el mecanismo interior de la escopeta, ya que puede darse el caso que encuentres una escopeta de pletina larga que puede ser una falsa sidelock. Para situarnos, las escopetas apeladas de pletina larga son las denominas Sidelock y las llamadas de pletina corta son las boxlock. Por lo que, es muy importante revisar bien el mecanismo interior.

Maderas y tiro por delante

revisar

Cuando estas valorando comprar una escopeta de segunda mano debes revisar el estado de las maderas. Se trata de un aspecto estético a la par que funcional. En el caso estético, puedes elegirla por el color, la forma de las vetas, la cantidad de estas o los acabados, etc. Sin embargo, la funcionalidad de la madera es la importancia de su ergonomía, es decir, que esta cuadre con tú fisionomía. La mejor forma de descubrir que se adapta a ti es encajarla varias veces y en distintos ángulos con los ojos cerrados, para abrirlos y comprobar si vemos el punto de mira con más o menos lista o banda. La culata de la escopeta debe adaptarse a ti y no al revés.

Lo primero que corresponde hacer aparte de comprobar el estado de las maderas, es saber si la culata va a necesitar que realices modificaciones, ya que es algo que tendrás que valorar económicamente. Puesto que no es lo mismo que el encare de la escopeta nos quede cuadrado, que haya que realizarle una desviación o añadirle un cantonera de diferentes tamaños.

ITV PARA LAS ARMAS

¿Estarías dispuesto a pasar la itv a tus armas, rifle o escopeta? La pregunta viene a raíz de una proposición presentada por un grupo parlamentario en una federación rusa con el fin de que todo propietario de rifles, pistolas, escopetas o cualquier otra arma de fuego sea obligado a “pasar” una especie de ITV.

Según la proposición, las armas de más de siete años deberán pasar una especie de itv obligatoria en la que se efectuarán varias pruebas para asegurar la seguridad del arma de fuego.

Así, se desmontarán todas las piezas del arma, cañón, culata, etc… y se efectuarán distintos exámenes, entre ellos, se someterá al cañón o cañones a distintas pruebas, de esfuerzo de cañones, sobrecalentamiento de los mismos, desgaste de percutores, etc…

Además, las pruebas se referirán a la ralladura interna de los cañones de las armas ralladas, erosiones, picaduras y otras.

De igual forma, se inspeccionará el estado general del arma para ver si existen grietas, oxidaciones y otras marcas de desgaste propia del arma.

Ello obligará a la administración a crear un servicio de estaciones de itv en las que, personal técnico y experto en armas se encargarán de la revisión de las armas puestas a su análisis.

La idea aún no ha calado en España, pero, ¿pudiera darse una situación parecida? Ello obligaría a cualquier cazador a presentar tanto rifles como escopetas a una itv en la que, previo examen técnico de los mismos, se extendería la correspondiente tarjeta de inspección que permitiría utilizar dichas armas. Básicamente, funcionaría como una itv de vehículos, pero en este caso destinado a las armas de fuego.

Las preguntas que se plantean son ¿qué tasa habría que abonar por dichos servicios? ¿Qué tiempo llevaría un examen tan exhaustivo del arma? ¿Habría que depositar las armas en una ITV durante días, semanas, etc…?

Por el momento, que se sepa, ningún grupo político ni asociación o colectivo ha planteado el tema en España pero, ¿estarías dispuesto a ello?

 

 

yo, si voy

Ante la convocatoria del día 15 por la caza, convocada por la RFEC y varias asociaciones y federaciones del sector, tengo que manifestar que,

YO, SI VOY.

Por varias razones:

  1. Porque es un encuentro inmejorable para ratificar nuestras convicciones en torno a los valores de la caza.
  2. Porque debemos alzar la voz frente a los continuos ataques de colectivos “animalistas” que, amparándose en redes sociales, insultan, vejan y amenazan a nuestros compañeros.
  3. Porque debemos defender una afición que es más que eso, porque la caza es una forma de vida.
  4. Porque la caza fomenta valores que nos acompañan desde hace más de 20.000 años.
  5. Porque el mundo rural sin la caza, se muere. El fin de la caza supondría convertir el campo en un páramo yermo.
  6. Porque la caza crea empleo y riqueza.
  7. Porque la caza respeta el medio ambiente y es una actividad sostenible.
  8. Porque fomenta valores como el compañerismo, la ética, el respeto al medio ambiente, su flora y fauna.
  9. Porque es transversal, su práctica alcanza tanto a ricos como a personas menos favorecidas económicamente y su práctica nos iguala a todos.
  10. Porque la caza es más que matar animales, es una forma de vida que implica el respeto por el entorno natural, el conocimiento de las especies y sus ciclos biológicos.

Obviamente, hay muchas más razones para apoyar la manifestación del día 15 de abril, simplemente me he limitado a citar algunas de ellas, pero lo que sí es claro es que la misma debe servir para demostrar a la administración, a grupos ecologistas, animalistas y demás, que estamos aquí, que se nos debe tratar con respeto y que no vamos a permitir que ciertos colectivos que se dicen animalistas se dediquen impunemente a agredir verbal o incluso físicamente a ningún cazador por el mero hecho de serlo.

Yo, si voy.

 

Escopetas de segunda mano

Escopetas de segunda mano

¿Estás buscando escopeta? ¿No sabes si decantarte por una de segunda mano? ¿Cómo sabré si he realizado una buena compra?

En este artículo te contamos algunas cosas sobre comprar escopetas de segunda mano y las comprobaciones necesarias para saber si estas realizando una buena compra o no. Cuando compras una escopeta de segunda mano debes comprobar algunas partes del arma como: el estado del cañón, de las maderas y de los aceros, el ajuste y otros aspectos. Con ello podrás valorar una escopeta y saber si es un acierto comprarla.

La posesión de armas en España, está limitada por el número de armas por licencia que se pueda poseer y por las posibilidades económicas de cada cazador.

Tipos de licencias para poder adquirir una escopeta de segunda mano

Licencia de armas D: Se trata de una licencia para armas de fuego largas rayadas para caza mayor. Tiene una limitación de hasta 5 armas de fuego de categoría 2ª.2. y deben guardarse en armeros autorizados.

Licencia de armas E: Licencia para armas de fuego larga para tiro deportivo de 5,6 mm de calibre, armas de fuego largas de ánima lisa, escopetas, cañón con rayas , armas proyectadas con gas o aire comprimido. Tiene una limitación de hasta 6 carabinas o escopetas como máximo.

Debido a estas barreras en cuanto al número de armas que se pueden poseer, hace que para elegir un arma de segunda mano sepas que estás comprando.

Partes que revisar antes de comprar una escopeta de segunda mano:

Escopetas de segunda mano
Escopetas de segunda mano

El cañón y el interior de las escopetas: Lo ideal cuando buscamos una escopeta de segunda mano es poder tocarla, desmontarla y ver cada una de sus partes. Lo principal que debes mirar es el estado del caño o cañones, ya que la mayoría de las escopetas de segunda mano han sido utilizadas con anterioridad y este puede encontrarse dañado. Lo ideal es que el ánima este impoluta y brille al mirar con el cañón hacia una luz, pero suele ser poco frecuente en armas de segunda mano. Con un interior liso, sin rugosidades y brillante, asegurarás unos plomeos homogéneos. Si es el caso, y observamos un ánima desgastada, puedes proponer un bruñido y barrenado del mismo o descartar dicha arma. El interior del cañón es el alma de la escopeta, si este está estropeado lo mejor es seguir buscando.

También es recomendable revisar la boca de los cañones y comprobar que no tenga irregularidades y que la circunferencia este bien. El exterior del arma también es importante revisarlo, ya que puede darse el caso de que tengan alguna abolladura o “hernia”. Las “hernias” son los golpes o abolladuras más o menos pronunciados que se pueden encontrar en algunos de los cañones por sobrepresión. Estás suelen encontrarse sobretodo en el último tramo del cañón o en el final de la recámara. Para poder localizarla deberás mirar  longitudinalmente el cañón girándolo sobre su eje, así podrás ver si existe alguna protuberancia en alguna zona.

Si quieres conocer más partes que debes revisar antes de comprar una escopeta de segunda mano no te pierdas nuestro próximo post.

Rececho o montería

Rececho o montería

Tanto el rececho como la montería nos han hecho pasar unos momentos inolvidables, sin embargo, sus diferencias son notables y cuentan con incondicionales de una y de otra.

Hoy día las grandes monterías se han convertido en algo excesivamente impersonal, se nos cita el día y hora en el lugar a montear, se nos asigna el puesto y a tirar a todo lo que se mueva, que para eso hemos pagado un dineral. Muchas de las veces apenas conocemos a quien organiza la montería, desconocemos la mancha, los puestos, etc… y luego nos quejamos por que el puesto que se nos asigna era muy deficiente.

El rececho resulta, al menos para el que escribe, mucho más gratificante, aunque muchas veces con resultados menos atractivos.

La montería por su propia naturaleza exige poco desgaste tanto físico como mental, limitándose a vigilar la zona de influencia del puesto asignado y a disparar en el momento en que entre en dicha zona alguna de las especies indicadas por el organizador.

El rececho presenta otras características que exigen un determinado esfuerzo que no exige la montería. Un desgaste físico evidente por cuanto deberemos seguir las zonas de querencia del animal, una agudización de la vista al objeto de intentar alcanzar el máximo campo visual y a veces una puntería excepcional debido a que en muchas ocasiones nos vemos obligados a “tirar sobre la marcha” ante lo inesperado de la presencia de la res.

Además, el rececho exige un conocimiento mayor de las huellas de los animales, sus zonas de querencia, los lugares donde éstos paran a beber o a retozar, etc…

Diferencias

El lance final es otra de las diferencias que existen entre rececho y montería. El rececho, muchas de las veces, no todas, permite al cazador un disparo “más cómodo” por cuento el animal no aparece asediado por los perros de rehala, si bien muchas veces son tiros largos por cuanto que no permiten acercarse al tirador. El disparo en montería exige mucho tino puesto que el animal normalmente, no se encuentra parado, sino en carrera, con lo que la puntería resulta vital para conseguir abatir la presa.

En definitiva, dos modalidades diferentes de caza mayor, de las que podemos disfrutar si bien ambas tienen sus incondicionales.

Reclamos de caza

Reclamos de caza

En la caza, se exige cierta picardía en determinados momentos. Ya que para conseguir que los animales se acerquen a nosotros, el cazador suele emplear los reclamos de caza.

¿Qué son los reclamos de caza?

Estos reclamos de caza son un dispositivo o accesorio del cazador que imita los ruidos y sonidos que producen los animales. Con ellos se logra llamar la atención de las piezas para que se acerque, cuánto más cerca se encuentren, más fácil resultará el acierto del cazador.

En general, los reclamos que podemos encontrar en el mercado son de gran calidad y consiguen con gran eficacia engañar y atraer al animal hasta nuestro punto de mira.

Tipos de reclamos de caza

Para la caza mayor existen reclamos que simulan los sonidos de: jabalíes, corzos, zorros, etc. En caza menor también se hace uso de este tipo de dispositivos para patos, palomas, mirlos, etc. Existen muchas variantes de reclamos de caza, pero los más conocidos en España son: en el caso de la caza mayor, los reclamos de ciervos y gamos; y en la caza menor los de zorzal y perdiz.

Podréis encontrar varios tipos de reclamos tanto tradicionales como eléctricos.

Los reclamos tradicionales  necesitan que el cazador ejerza cierta fuerza sobre el mecanismo, como silbatos, el fuelle o el botón.

Sin embargo, los reclamos de caza electrónicos o mecánicos, son aquellos que se activan mediante un pulsador o una cuerda y suenan por si solos. En este caso, en algunas comunidades de España está prohibido su uso por ley.

mi perro tilo

Hoy he sucumbido a la nostalgia, fruto sin duda de las fechas que atravesamos, y me he acordado de mi fiel perro Tilo.

Han pasado más de veinte años y aún recuerdo su cara, sus finos andares, propios de su raza y su maravilloso olfato, que nos llevó a mi padre y a mí a protagonizar jornadas de caza, en las que, finalizando la mañana, me costaba levantar la percha por el peso de las codornices, liebres, conejos…

Muchas cosas de las que contaré os han pasado a vosotros seguro y quien más y quien menos, ha tenido un perro que ha destacado sobre los demás por la compenetración que habéis tenido con él. En mi caso, se llamaba Tilo y era un pointer excepcional.

Recuerdo las mañanas en que salíamos a cazar y a las 6 de la mañana ya estaba revoloteando por mi cuarto esperando que cogiera la escopeta y la canana. Era el mejor despertador, no fallaba. A las 6:00 horas en punto ya estaba en la habitación reclamándome para salir hacia el coto.

Recuerdo también que había días en los que no me encontraba yo muy fino de puntería (supongo que os habrá pasado a todos) y retengo en la memoria un día especial en que, a muestra de libro, quieto el perro, sin matojos ni árboles que estorbaran, le fallé una codorniz. Tilo siguió hacia a lo suyo y pareció no darle importancia, pero al poco rato. Lo mismo, muestra clara, arranca la codorniz y otra vez fallada. Esta vez, Tilo me miró como diciendo, “ya te vale majo” te las pongo “a huevo” y las fallas y aunque no lo creáis, ese día el perro se contagió de mi falta de puntería y anduvo despistado toda la mañana, no sé si como venganza o por falta de interés.

Recuerdo interminables jornadas maratonianas andando y el perro, incansable, para arriba para abajo… La compenetración que tenía con mi perro era poco común, llegábamos a la finca de trigo, y no había que decirle nada, iba poco a poco como una cosechadora, cogía las lindes de la finca y las iba olfateando hasta dar con la pieza. No había que incitarle a meterse en cualquier zarza por muy cerrada y espinosa que estuviera, se metía sin dudarlo, aunque saliera arañado por todo el cuerpo.

No se cómo describir la vinculación que llegué a tener con aquél perro, pero si sé que no hacía falta ni hablarle, le dejabas en el campo y él empezaba a trabajar sin yo decirle nada y sin dejarse un rastrojo por mirar. Sin duda, era absolutamente excepcional.