Archivo por meses: julio 2018

Cómo poner tu rifle a punto para la caza

Si hace ya algún tiempo que tu rifle ha estado guardado. Hoy te contamos algunos pasos que debes realizar para comprobar que se encuentre en perfecto estado antes de comenzar la nueva temporada de caza.

Pasos para dejar tu rifle en perfecto estado

 

Lo primero que debes comprobar en tu rifle es que las monturas se encuentran bien atornilladas y que la cruceta del visor se encuentra en un plano totalmente vertical. Esto lo debes revisar porque si por un casual las monturas se han aflojado es muy probable que tu visor se haya ladeado un poco. En ese caso, debes ajustar la cruz del visor con la ayuda de un colimador antes de apretar todos los tornillos.

Habitualmente los colimadores vienen con unos accesorios que facilitan las puestas a tiro. Coloca la diana verticalmente en una pared y con el rifle bien anclado, intentaras hacer coincidir la cruz de la diana del colimador con la cruz del visor. Si ya coinciden, debes ajustar los tornillos de la montura.

Tras esto debes ajustar el tiro de tu rifle. Los colimadores vienen con boquillas para los diferentes calibres. Dependiendo del calibre de tu rifle elegirás las boquilla adecuada y la colocaras en la boca del cañón. Para saber donde irá el tiro, el colimador te lo indicará a través del láser. Además, te dirá cuál es la distancia en la que debes situarte. Con el láser podrás ir ajustando la torreta del visor.

Si ya lo has conseguido alinear y ajustar perfectamente, es el momento de ir al campo de tiro y hacer alguna prueba de disparo. Con ello comprobaras si necesitas realizar algún ajuste más o está perfecto para comenzar la temporada.

Si no estás seguro de que está bien ajustado o no dispones de colimador, otra opción es llevar tu rifle a un armero y que lo dejen como nuevo antes de comenzar la temporada.

Consejos para tener éxito en el rececho del corzo en julio

El rececho del corzo durante este mes de julio es nuestro centro de atención, ya que se acerca su época de su celo y facilitará la opción de cazar ejemplares. La caza del corzo durante el mes de julio no es nada sencilla. Esté tendrá todos sus sentido más agudizados y desconfiara al sentir la más mínima presencia de peligro tras toda la presión de caza que se ejerce sobre él desde meses.

Cómo tener éxito en el rececho del corzo

rececho del corzo

Te recomendamos que debido a las altas temperaturas que se dan a lo largo de los días, que comiences la jornada de caza durante las primeras horas del día cuando el sol todavía no calienta, o durante las últimas horas de la tarde.

Debes buscar zonas frescas como riberas de ríos, arroyos y fuentes. Donde el corzo puede encontrar algo que comer, ya que la mayoría de los campos se encuentran secos o segados. En estas zonas debemos ralentizar el paso y poner mucha atención para obtener los mejores resultados.

¿Cómo ayuda el comienzo del celo en la caza?

Con la cercanía del celo de los corzos, los machos comienzan a sentir la llamada reproductiva. Con esto, aumenta el número de posibilidades de tener éxito en el rececho del corzo.

Gracias al celo, los corzos comienzan a mostrar mayores movimientos por su territorio, con la esperanza de encontrar el rastro de alguna hembra en celo. Este mes de julio se considera un mes bueno para el rececho del corzo, ya que estos corzos adultos que durante el resto del año no se dejan ver, son más vulnerables durante estas fechas.

El corzo adulto realiza se mueven durante el resto del año en lo más profundo de los montes y bosques. Y realizan alguna salida de su territorio únicamente en la seguridad de la noche.

Educación del perro de caza

A nadie se les escapara que el perro de caza es una de las armas con que contamos para obtener mejores resultados cuando salimos al campo en busca de las preciadas piezas. Pero ¿educamos correctamente a nuestro perro de caza para obtener un mejor resultado?

 

Educando a nuestro perro de caza

Varias son las técnicas que nos permitirán incrementar el potencial de nuestro perro, algunas dependerán del aprendizaje y otras son propias de la raza y genética del propio animal.

  1. Lo primero será enseñar al perro quien manda, es fundamental que junto con los cariños propios que hay que brindar a nuestro perro, lo intercalemos con prohibiciones, señalándole las líneas rojas que no puede traspasar. Para ello, nos serviremos de órdenes claras y contundentes, sin necesidad de utilizar la violencia y nos implicaremos personalmente en la educación del perro, aunque sean varios los miembros de la unidad familiar en la que se críe nuestro perro. Éste debe saber, sin lugar a dudas, quien es su dueño y quien pone las reglas.

 

  1. Comenzar el entrenamiento desde muy pequeño con el fin de que se eviten “vicios” que más tarde serán más complicados de corregir. Para ello es fundamental que huela caza lo antes posible y que vaya “sabiendo” que piezas interesan y cuáles no. Para ello sería interesante centrarle en una determinada modalidad de caza, no es razonable acostumbrarle a codorniz y luego sacarle a rastro de jabalí. Soy consciente igualmente que es complicado tener un perro para cada modalidad de caza, pero cuanto más centrado esté en un tipo de caza concreto, mejor.

 

  1. Familiarizar a nuestro perro de caza con los útiles de la misma, escopetas, botas, cananas, etc… ello le lleva al perro a asociar cualquiera de estos útiles con su trabajo y contribuye a la motivación de éste.

  1. Salir al campo con asiduidad (si es posible) y juntarle con otros perros de caza para que vaya aprendiendo del comportamiento de éstos (efecto patrón) Es importante que el perro vea cómo se comportan otros perros con la caza, si bien tampoco debe convertirse en algo habitual pues nuestro perro podría limitarse a seguir las pautas de comportamiento de otros, sin adquirir personalidad propia, limitándose a copiar los modos de otros.

 

  1. Una vez de caza, confiar en que no se acobarde con los tiros (mala señal) e ir enseñándole a cazar a una distancia prudencial de nosotros, impidiendo “que se vaya escopetado” y que centre su olfato en las zonas que creemos de mayor querencia para las piezas que pretendemos cazar. Un buen perro de caza, finalmente conocerá, después de años, las zonas de querencia de becadas, codornices, etc…

 

  1. Hay que enseñar al  perro de caza a cobrar las piezas, a que no se las coma, a que las encuentre y las traiga, sin necesidad de ir tras él para que no se las coma. No es tarea fácil y deberemos utilizar señuelos de tela o caza muerta para que aprenda cómo debe comportarse cuando le cazamos las piezas y sobre todo mucha paciencia y perseverancia.

 

  1. A modo de resumen podemos afirmar que es absolutamente fundamental implicarnos personalmente en la educación del perro, evitar que se le den órdenes contradictorias o diferentes a las que pretendemos y sobre todo, paciencia y perseverancia hasta que nuestro perro sepa lo que tiene que hacer en cada momento, sin casi necesidad de que le tengamos que ordenar nada.

 

 

El ciclo de vida del conejo

¿Cómo es el ciclo de vida del conejo?

En el artículo de hoy queremos contaros cómo es el ciclo de vida del conejo y situaros en cuál fue el origen de los conejos en nuestro país.

Debido a diferentes cambios producidos a lo largo de la historia en el planeta, en España existen hoy en día múltiples especies. Muchas de estas con origen europeo que se vieron empujadas a permanecer en nuestro país por el efecto de las glaciaciones.

Hace dos millones de años en la península habitaba el antecesor del conejo que conocemos actualmente. Cuya área de distribución se encontraba en pequeños enclaves al sur de nuestro país.

A lo largo de la historia, España ha recibido nombres muy distintos dependiendo de la civilización que permaneciera en el territorio. En el caso de los Fenicios, estos denominaron la península como i-špʰanim – “Isla de conejos”. A través de estos nombres se cree que surgió el nombre de nuestro país.

Identificación y clasificación del conejo

El conejo es un mamífero lagomorfo de tamaño medio con un peso de entre 1,5 y 1,7 Kg dependiendo de la especie.

Su color típico es el pardo grisáceo con diferentes tonalidades dependiendo del lugar de su hábitat. No existe una diferenciación demasiado característica entre machos y hembras, son muy parecidos entre sí.

Tienen una gran capacidad reproductiva, lo que garantiza su conservación. Una coneja es fértil a los cinco o seis meses de edad y los machos suelen serlo antes. Tras un ciclo de gestación de un mes, puede volver a producirse una nueva gestación. Consiguen llegar a criar seis o más camadas de cinco o más gazapos al año.

En la siguiente imagen podéis ver cuál es el ciclo de vida anual del conejo.

Hábitat del conejo

El conejo está distribuido ampliamente en casi toda la península, partes de Europa, zonas de América y Australia.

Sus costumbres, como la del resto de mamíferos, están marcadas por la alimentación, esto es, su zona de confort se sitúa en los lugares en que la comida es más abundante y fácil de conseguir, lo que provoca numerosas veces que entre en colisión con los intereses del hombre al infestar zonas de cultivo con brotes jóvenes.

A pesar de lo que cree mucha gente, el conejo no es un animal nocturno, sino crepuscular, o sea, sus costumbres de alimentación se desarrollan a primeras horas de la mañana y a la caída del sol.

Su hábitat es principalmente el monte y algunas zona de alta montaña. También suelen elegir zonas de transición entre dos ecosistemas que tengan abundantes zonas de refugio y de alimentación.

Su aprovechamiento cinegético

La caza del conejo tiene un período hábil durante los meses del verano y durante los meses de invierno. Cada Comunidad Autónoma autoriza el tipo de caza, y está varía en cada una de ellas.

Existen varias modalidades de caza del conejo y todas ellas presentan características peculiares. Así, podemos destacar la caza del conejo con hurón, en la que éste, se introduce en las bocas de las madrigueras del conejo con el objetivo de hincarle el diente. El conejo, cuando detecta la presencia del hurón corre por las galerías de las madrigueras hasta salir por las bocas, momento en que es abatido por el cazador.

La caza del conejo en mano, y la caza del conejo en cetrería, acosado por rapaces, águilas o halcones, preferentemente.

En cualquiera de sus lances, la caza del conejo es de una gran belleza y exige una gran pericia por parte del cazador, dada la velocidad que mantiene  el conejo en carrera.

elección

Mi perro no cobra las piezas abatidas  

La cobranza de las piezas abatidas por nuestro perro de caza, es uno de los caballos de batalla con los que tenemos que enfrentarnos cuando salimos de caza.

Varios son los comportamientos que nuestro perro puede presentar ante la pieza batida, no la busca, se la come, la cobra, pero se va con ella en la boca y no nos la trae. Quizá sea esta última la más habitual y para todos ellos puede haber solución.

Si bien antes se utilizaban métodos muy agresivos con los perros que cobraban mal, hoy día, las técnicas han cambiado y sabemos algo más sobre la psicología de nuestros fieles compañeros.

El trabajo debe comenzar el primer día que conocemos a nuestro nuevo perro. Lo primero que debe aprender es quién manda, para ello hay que hacer ver a nuestro animal que nosotros somos “el macho alfa” y él es un miembro de nuestro equipo. Para ello, deberemos orientar al perro con órdenes verbales contundentes, cortas y que el perro pueda asociar esa orden con un mal comportamiento.

En segundo lugar, habrá que ir orientando al perro a su verdadero trabajo, que es el de la caza, para ello, aparte de otras pautas de comportamiento, habrá que educarle en la cobranza de las piezas y para ello nos podremos servir de señuelos fabricados por nosotros o piezas de caza abatidas, enseñándole que la pieza, ni se come, ni es suya y que deberá traerla a su amo sin escaparse con ella. Soy consciente que ello, muchas veces no es fácil y que hay razas más capacitadas para ello, no obstante, son pautas de comportamiento que el animal debe adquirir desde pequeño y sobre las que deberemos insistir una y otra vez.

Por último, habrá que sacar al perro al monte y matarle algunas piezas para que “se vaya haciendo con la mecánica” y observe cuál es su papel en todo esto. Aunque el perro sea aún muy joven, debe ir familiarizándose con lo que pretendemos de él y que vaya viendo y aprendiendo quien manda y que las piezas cazadas no son suyas, sino nuestras.

Para ello, a veces resulta muy beneficioso el llamado “efecto patrón” si contamos con otro perro más experimentado, resulta bueno que el más joven, observe el comportamiento del mayor y vaya viendo que es lo que hace con las piezas abatidas.

Por último, si le falláis dos o más piezas a muestra puesta, no os extrañéis de que el perro, se desanime os está diciendo que no es vuestro día y que él no trabaja en balde.

En definitiva, órdenes verbales cortas, contundentes en las que el perro observe vuestro enfado con su comportamiento y sobre todo, insistir y perseverar en las mismas órdenes hasta que el animal aprenda lo que debe y no debe hacer.

 

 

 

Caza de conejo: Consejos de verano para los cazadores

Con la llegada del verano, en la caza es sinónimo de conejos en muchas zonas de nuestro país. Este tipo de caza es una de las modalidades más divertidas y apasionantes del verano. Esto se debe a la gran cantidad de conejos que hay en esta época, lo que permite disfrutar de muchos lances en poco tiempo.

Debido a las altas temperaturas de estos meses las jornadas de caza son más cortas por lo que es necesario madrugar mucho y estar listo en el campo muy temprano. Para no sufrir ningún golpe de calor o fatigarse durante la jornada es muy importante ir equipados con lo justo y necesario.

A continuación, os contamos algunas de las partes del equipo necesarias para que las jornadas de caza de conejos sean todo un éxito.

Consejo de equipamiento de verano

verano

Ropa y calzado adecuados

Para poder disfrutar de la jornada en el campo, es recomendable dedicarle tiempo a la elección de la indumentaria.  Para todos es conocido que con el uso de ropa amplia y colores claros se absorbe menos el calor. El color verde absorbe más calor que el color beige o marrón claro. Otra recomendación a la hora de elegir el atuendo.  Es que la ropa este confeccionada con tejidos de secado rápido, transpirables y que cuenten con zonas específicas de ventilación.

En cuanto al calzado, debes optar por unas botas de verano, ya que son más ligeras y suelen ser de media caña. Las botas deben estar perfectamente adaptadas al pie.

Tampoco debes olvidarte de protegerte de sol, lo más recomendable es utilizar gorras o sombreros. Con el sombrero podrás cubrir la nuca, cosa que con la gorra esta zona queda al descubierto. Además de utilizar el sombrero deberás utilizar protección solar.

Para completar el equipo, lleva una mochila ligera con agua fresca, la canana y la percha.

En próximos artículos te contaremos más cosas sobre la caza de conejos en verano.

¡Estate atento!

A la caza de la codorniz

Un año mas, nos frotamos las manos esperando ir a la caza de la codorniz, que ya se encuentra en nuestros campos, huyendo del calor extremo del norte de África.

De nuevo, comienza la liturgia de preparación de todo lo necesario para disfrutar de unas, esperemos que buenas, jornadas de caza. Limpieza de escopetas, abastecimiento de cartuchos y salidas con los perros a los lugares habilitados por algunas Comunidades Autónomas, para que éstos se fogueen y “vayan calentando motores” para el día de la apertura.

Al igual que otros años, se suceden las mismas actividades, visitas al coto para ver las fincas, si se ha plantado trigo, cebada, maíz y también para saber cómo va la recogida del trigo, si este año se habrá recogido para el día de la apertura o aún quedarán fincas por cosechar.

Otra de las preguntas habituales a la gente que vive cercana al coto es si han oído cantar codornices y la pregunta obligada a los conductores de la cosechadora: ¿Ha levantado muchas con la máquina?

En atención a la climatología que hemos tenido este año, parece que el agua no va a faltar y ello es muy beneficioso para la población de codorniz, debemos recordar que la época de cría se hace en la Península, y las primeras polladas, nacen aquí, por lo que la existencia de agua en arroyos, ríos, estanques, etc… resulta fundamental para que la codorniz crie en óptimas condiciones y salgan adelante el mayor número de pollos.

Otro de los factores a tener en cuenta, y que sin duda influye en la población de codorniz, es el trato que se dispensa al pájaro en el norte de África. Sabemos que se les dispara a posado en zonas desérticas y que se instalan redes en las zonas de paso de la codorniz antes de su migración a la Península.

Además de ello, no debemos olvidar las fincas que se dedican al cereal, sin duda el trigo es el principal reclamo de la codorniz, es fuente de alimento fundamental, su falta de siembra puede provocar que el pájaro decida abandonar dicha zona y buscar zonas de mayor abundancia con el consiguiente descenso de población.

Otra circunstancia en la que no nos cansaremos de incidir es la altura de los rastrillos de las cosechadoras.

Ya hace algunos años, vengo observando que cada vez se baja más el rastrillo de la cosechadora con lo que el pajote queda casi a ras de suelo. Consecuencia de lo anterior es que la codorniz tiene menos defensas frente a sus depredadores naturales a la vez que queda muy expuesta a los rigores del verano.

Si a ello le sumamos la “costumbre” de recoger el pajote cortado nada más cortarlo, la finca se queda como un erial y la codorniz es presa fácil de rapaces, zorros y otros depredadores que se harán con huevos, pollos jóvenes y adultos.

En definitiva, y, a pesar de todas las dificultades que año a año se presentan a esta ave galliforme, confiemos en que sea puntual a su cita con nuestros campos y tengamos una fabulosa temporada de caza menor, sin duda una de las modalidades de caza menor mas bellas.