Bala dura o bala blanda

La elección de la munición, bala dura o bala blanda, dependerá, además de otros factores, del tipo de lance al que pretendamos acudir. No es lo mismo munición para una montería de jabalí que un rececho de corzo.

Dependiendo pues del tipo de lance y animal a batir, deberemos decantarnos por una u otra bala.

Diferencias entre balas

Básicamente, la diferencia entre una y otra bala es que la bala dura experimenta una menor deformación tras el impacto y la bala blanda, por el contrario, experimenta una mayor distorsión. Ello se debe principalmente a la propia composición de la bala y su reforzamiento

La consecuencia principal es que la blanda, una vez que impacta en el cuerpo del animal, abre más, y produce mayores daños en la res. Por el contrario, la bala dura entra en el cuerpo del animal, ocasionando menos daños, pero con mayor capacidad de penetración en el cuerpo del animal, por lo que el punto de impacto debe ser más letal, debiendo afectar a órganos vitales de la pieza a batir para conseguir un resultado satisfactorio.

Otro de los elementos diferenciadores de ambas, es el peso de la misma. Por lo general, la bala dura será ligeramente superior en peso a la blanda debido a su reforzamiento y por ello deberá tenerse en cuenta esta diferencia de peso a la hora de calcular la fuerza de la gravedad terrestre y con ello, la “caída de la bala”

Elección de la bala

Dos son los factores a tener en cuenta a la hora de decidir bala dura o bala blanda:

  • El tipo de lance o modalidad de caza mayor. Rececho o montería.
  • El animal a batir. Jabalí, corzo, gamo, venado, etc…

Para el rececho deberemos tener en cuenta que el blanco a batir puede estar a una distancia superior a la que disparamos en montería por lo cual deberemos analizar tanto el tipo de bala dura o blanda, como los famosos grains de la misma. A mayor grain, la caída de la bala es mayor por efecto de la ley de la gravedad, con lo cual deberemos tener en cuenta, una vez más, las recomendaciones del fabricante y ajustar nuestro rifle a tal circunstancia para compensar el efecto gravitatorio.

En cuanto a la dureza de la bala, como para casi todo, hay colores para todos los gustos, aunque a larga distancia creo que lo más indicado sería una bala blanda, que no sólo “pinche” al blanco a batir, sino que, además, provoque mayor daño. Con una bala dura, salvo que impactemos en partes vitales, conseguiríamos pincharlo, pero nada más.

Para una montería de jabalí y venado, por ejemplo, donde el tiro no es siempre limpio, puede venir bien bala dura, que permite mayor penetración y es más difícil que se deforme por el efecto de ramas u otros obstáculos entre el rifle y el blanco.

El animal a batir es otro de los condicionantes a la hora de la elección de la bala. A nadie se le escapa que no es lo mismo ir de cochinos que ir al corzo. Tanto el peso de ambos, como su piel y constitución, difieren notablemente.

Por ello, para el jabalí, interesa una bala con mayor facilidad de penetración dada la piel del animal, aunque exige mayor pericia, debiendo impactar en órganos vitales. El corzo es más blando y no exige tanta capacidad de penetración, por lo que ambas balas pueden ser letales.

En todo caso, es imposible ponernos de acuerdo con el tipo de munición ya que cada uno tiene sus preferencias, pero si puedo dar algún consejo, si se me permite.

Atentos siempre a las especificaciones del fabricante.

Todas las balas matan. Si hemos fallado, no echemos siempre la culpa al empedrado, algo de culpa hemos podido tener.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *