Clasificación de perros de caza

Establecer una clasificación de los perros de caza es tarea bastante complicada ya que, con toda seguridad, nos dejaremos alguna raza en el tintero, aunque hemos pretendido incluir a las más características y más extendidas en España. Somos conscientes que las mezclas de algunas razas también han dado extraordinarios ejemplares, no obstante es una clasificación que no pretende en absoluto ser algo cerrado, sino simplemente exponer algunas de las razas más conocidas.

Perros de caza menor

Incluso dentro del capítulo de caza menor, la especialización de algunas razas, permite distinguir entre algunos más de pelo que de pluma y dentro de los primeros, los de pluma, algunos más indicados para perdiz, codorniz o becada.

El Pointer

En un artículo anterior,  ya tuvimos ocasión de dedicar unas líneas a este magnífico animal, de origen inglés, es una de las razas características y más extendidas entre los cazadores por su fino olfato y su versatilidad.

Se trata de un animal muy tozudo, de energía inagotable. Perro incansable, de galopada infinita, muy indicado para perdiz y codorniz. Sin duda lo más significativo de este can son sus muestras, en las que se queda prácticamente petrificado hasta que rompe siguiendo instrucciones de su dueño.

Su extraordinario olfato y su peculiar forma de coger los vientos colocándose en contra del viento, hacen de la caza con este bello animal un auténtico espectáculo. Verle trabajar en las fincas de trigo recién segadas es todo un lujo.

El Drahthaar

Este perro de origen alemán, está poco extendido en España pero presenta unas cualidades inmejorables para la caza.

Como características principales podemos señalar su fuerte instinto de muestra, que desarrolla a muy temprana edad y junto a ello, su facilidad para el cobro. Se trata de un perro todo terreno sin problemas para meterse en el agua en busca de piezas de agua como los patos.

El Braco de Weimar

De origen alemán, es otro de los clásicos de la caza menor por su versatilidad, olfato y su docilidad. Muy válido para cualquier tipo de terrenos, incluso puede ser utilizado como perro de sangre.

Son perros muy cariñosos y obedientes, lo que facilita su interacción con humanos y la posibilidad de tenerlo como animal de compañía.

Uno de los puntos fuertes del braco es su facilidad para cobrar las piezas y ser un animal todo terreno muy apto para la pluma.

El Setter

De cuna inglesa y una de las razas más antiguas, ya que data del siglo XIV, es otro de los característicos de la caza menor.

Tradicionalmente se ha desgajado en dos razas muy parecidas, el setter inglés y el setter irlandés. Ambas razas gozan de un extraordinario olfato y están indicadas para todo tipo de pluma.

De carácter juguetón y algo alocado, es muy serio cuando “va de caza” y sus muestras son extraordinariamente bellas dado el porte del animal.

Epagneul Breton

De origen francés, es uno de los más extendidos por su extraordinaria polivalencia. Perro todo terreno donde los haya, se ha ganado un puesto de honor dentro de los perros de caza menor.

Su escaso tamaño respecto al resto de compañeros de caza, no supone ningún handicap para esta auténtica “cosechadora perruna” capaz en todos los terrenos, secos, húmedos, con frío y con calor.

De olfato extraordinario está muy indicado para todas las especies de pluma, codorniz, perdiz y becada.

Pequeña escultura en bronce con motivos de caza
Escultura en bronce de agarre de perros de caza

Perros de caza mayor

Lo mismo que indicábamos para los de caza menor, nos valen para éstos. No están todos los que son, pero son los más característicos y extendidos. Dentro de este capítulo debemos diferenciar dos categorías:

Perros de busca

Dentro de esta categoría debemos incluir varias razas.

Podenco

Es uno de los incuestionables dentro de las rehalas que recorren las manchas de nuestro país.

Es un animal con muy buenos vientos y está muy indicado para encontrar y levantar la caza de los encames.

De origen presumiblemente egipcio, ya se encuentran jeroglíficos en algunas pirámides con la imagen de este magnífico animal.

Se trata de un perro extraordinariamente fiel a su amo, de carácter muy afable y no agresivo. Es indispensable en cualquier rehala y hoy día se pueden encontrar varias subespecies como el podenco andaluz, el mallorquín y otras.

Si tiene algo en contra, es que su envergadura le da problemas cuando se enfrenta a un cochino de peso. Es este caso, el podenco debe apoyarse en otras razas de mayor fortaleza para evitar ser herido.

Mastín

Si bien puede ser englobado también en la categoría de agarre, los mastines más ligeros de peso ,cruzados con razas de caza menor, ofrecen las dos posibilidades, de un lado el olfato de los de menor y la fuerza del mastín.

Si bien es una raza que se ha utilizado para distintas actividades como el pastoreo y defensa de las cabañas de ovejas frente al lobo,  sus cruces, se han revelado como unos magníficos perros de busca.

Sus cualidades en el agarre vienen dadas por su corpulencia física, que le permite enfrentarse al jabalí de tu a tu y facilite mucho la labor del perrero en la suerte final a la hora del remate.

Sabuesos y grifones

Son también perros dotados de gran olfato si bien su tesón al seguir el rastro muchas veces dificulta al rehalero su labor de dirección de la rehala, ya que éstos, una vez cogen el rastro, no le dejan sin importar salirse de la mancha.

 

Perros de agarre

El alano

De origen español, es uno de los que no puede faltar en cualquier rehala. Es un animal de fuerte mordida de envergadura media y muy peleón. Es frecuente que presente problemas de convivencia con otras razas ya que es muy territorial.

Sin duda, el dato más curioso de este animal es que fue uno de las razas que conquistó America. Junto con los soldados españoles que desembarcaron en el nuevo mundo, fue famoso un alano que tuvo por nombre “becerrillo” y que sin duda fue la pesadilla de muchos de los pueblos conquistados por la corona de España.

El dogo argentino

Es otro peleón, muy agresivo en el agarre pero excesivamente pendenciero. Así, en nuestro país, el dogo argentino forma parte de la lista de los perros potencialmente peligrosos, no obstante con una educación adecuada podremos convertirlo en un excelente compañero a la vez que muy bravo con las piezas de caza mayor.

Boxer

Es quizá el escogido por muchos rehaleros por su comportamiento noble y nada peleón con sus congéneres. Cumple muy bien su función y no evita el choque con jabalíes. Conjuga perfectamente su actitud tranquila y cariñosa con sus amos, pero letal cuando se enfrenta a jabalíes o venados.

Hasta aquí nuestra clasificación, hay varios más tanto de caza mayor como de caza menor y, como decíamos, existen mezclas de razas que han dado magníficos perros de caza.

 

 

Petsfarma, los productos del veterinario a precio de mayorista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *