Perros de caza

El efecto patrón del perro de caza

Todos aquellos que cazáis con perros habéis sido alguna vez testigos de este fenómeno, me estoy refiriendo al efecto patrón del perro de caza.

Básicamente, consiste en que uno o más perros emulan las conductas y muestras que realiza un tercero, a veces detectando con el olfato a la presa, y otras, por simple imitación.

BENEFICIOS Y CONTRA INDICACIONES

BENEFICIOS

  • La consecuencia más positiva del efecto patrón del perro de caza es, sin duda, la influencia que el perro más experimentado puede producir en el perro más inexperto.
  • Aprender las zonas de mayor querencia de las presas.
  • Identificar las especies de interés cinegético.
  • A cobrar las piezas abatidas, a no comérselas, etc…

CONTRA INDICACIONES

  • El mayor inconveniente es el que se produce cuando el perro de caza que imita, adquiere los vicios del perro patrón.
  • Habrá que determinar si el perro más inexperto marca las muestras porque realmente le llega el olor de la presa o simplemente hace la muestra siguiendo al patrón.
  • Si se perpetúa en el tiempo la situación del efecto patrón del perro de caza, el inexperto puede perder iniciativa y quedar siempre a la sombra del experto.
  • Consecuencia de la anterior es que el más inexperto puede caer en el desánimo, dejándose llevar por el trabajo del patrón y perder así, su auténtica personalidad, limitándose a ser un simple imitador.
  • Posibilidad de romper la muestra de forma precipitada.

CONSEJOS

  • En las primeras semanas de vida del perro, no será mala iniciativa, el que éste acompañe al perro más experimentado y aprenda de él algunas conductas positivas.
  • Creo que la situación no debe perpetuarse por mucho tiempo con el fin de que el perro más joven vaya desarrollando su potencial y verdadera personalidad.
  • Durante el tiempo en que ambos cacen juntos, deberemos estar atentos a que el inexperto marque las muestras reales y que no sólo lo haga por imitación.
  • Estimularle mediante palabras y caricias, alabando el trabajo bien hecho.

En definitiva, este fenómeno del patrón del perro de caza se produce muchas veces en que cazamos con dos o más perros, pero deberemos estar muy atentos a que las muestras del imitador sean reales y no sólo obedezcan a un efecto de emulación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *