El moquillo

El moquillo o enfermedad de distemper es un virus que ataca preferentemente a perros, es altamente peligrosa, muy contagiosa y en muchos casos puede acabar con la vida de nuestro fiel amigo. Sus potenciales “víctimas” suelen ser los perros en sus primeras semanas de vida y los perros más viejos. Las vacunaciones a temprana edad son fundamentales para nuestro perro de caza y aunque el número de contagios ha disminuido sensiblemente gracias a las vacunas, no está de mas que aprendamos a identificarlo.

SÍNTOMAS

La sintomatología del moquillo resulta ser muy heterogénea y se manifiesta de una triple forma.

APARATO RESPIRATORIO

Se manifiesta mediante toses, dificultad respiratoria y secreciones nasales que pueden cursar también con algún tipo de infección.

APARATO DIGESTIVO

Otro de los síntomas que aparece en los perros aquejados de esta enfermedad es una gastroenteritis que cursa con vómitos y diarrea. Muchas veces podemos achacar una diarrea a algo que ha comido nuestro perro, sin embargo, habrá que estar muy atentos a la aparición de otros síntomas.

SISTEMA NERVIOSO

Otro de los focos en que se manifiesta esta enfermedad es en el sistema nervioso, produciendo espasmos musculares involuntarios que pueden terminar en parálisis y finalmente, la muerte del animal.

Generalmente, el cuadro por moquillo comienza con fiebre, apatía, falta de apetito, lagrimeo, etc… es en esos momentos, cuando deberemos estar más alerta pues son los primeros síntomas del moquillo y el momento de acudir al veterinario de confianza al objeto de que pueda efectuar un diagnóstico acertado de la enfermedad y poder ponerle remedio lo antes posible.

CONSEJOS

  • Al primer síntoma de moquillo, el primer consejo es evidente, corriendo al veterinario a que diagnostique si estamos ante esta enfermedad o se trata de otra dolencia.
  • Si sospechamos que nuestro perro de caza puede ser víctima del moquillo, evitar compartir comederos y bebederos con otros perros y en general, impedir juntarlo con otros ya que el virus es altamente contagioso.
  • No esperéis a que los síntomas del moquillo sean más agresivos, pues quizá su cura resulte inútil, en cuanto detectéis cualquier comportamiento anómalo del perro, acudir al veterinario para descartar el moquillo.
  • La prevención es absolutamente fundamental, por ello, el calendario de vacunaciones debe llevarse al día para evitar el moquillo, la parvovirosis, etc…

 

Petsfarma, los productos del veterinario a precio de mayorista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *