El muflón europeo

El muflón europeo

El muflón europeo, si bien no se encuentra extendido por toda la Península, si representa un trofeo muy codiciado por su extraordinaria cornamenta.

Descripción

Se trata de un mamífero artiodáctilo de la familia de la cabra de hasta 50 kilogramos en los machos, siendo su peso más común, entre 35 y 40 kilos.

La lana de éste, es mucho más corta que la de la oveja común y ofrece un color pardo oscuro, con zonas blancas en el morro, ojos, parte inferior de las patas y partes traseras.

Su cornamenta es, sin duda, su característica más peculiar y la que le confiere su atractivo cinegético.

Su presencia en España es relativamente cercana en el tiempo, siendo introducida a mediados del siglo veinte, si bien hay autores que sostienen que ya existía en la Península hace miles de años, aunque desapareció por causas aún no aclaradas. Sea como fuere, hoy se encuentra plenamente afincado en nuestro país, desarrollándose en mayor medida en la zona centro y sur del país.

Las expectativas de vida del muflón europeo rondan los quince años si bien dependen en parte, de la especie, presión predadora y enfermedades que atacan a este animal como a otros bóvidos.

Hábitat y comportamiento

El muflón europeo encuentra acomodo en zonas rocosas y abiertas y su alimentación es netamente vegetariana al igual que los cérvidos. Normalmente a primeras horas de la mañana y últimas de la tarde, si bien por la noche es también muy activo en busca de comida.

Se relacionan normalmente en rebaños de machos y hembras, aunque en época de celo, hacia el comienzo del otoño, los machos comienzan las batallas por conseguir más hembras golpeando con fuerza sus cuernas con las del rival hasta conseguir la humillación de éste. El período de gestación del muflón europeo alcanza por lo general cinco meses y pare habitualmente una cría que se mantiene al cuidado de la madre durante un año.

Tanto el número de individuos de la manada como el de crías va muy unido a la presión de los depredadores y a la existencia de mayor o menor comida, siendo muy esquivo a los parajes de grandes nevadas que dificultan comer del suelo.

En cuanto a sus depredadores, apenas encuentra peligros salvo la coincidencia con lobos y águilas que se atrevan con las crías.

Interés cinegético

Como decíamos, el interés cinegético del muflón europeo viene dado por su espectacular cuerna, que le dota de una belleza singular.

El trofeo de la cuerna viene definido por el tamaño y los anillos de los cuernos, que suman mayor puntuación si se encuentran más cercanos uno de otro, que si se encuentran más distanciados entre sí.

Otro factor que penaliza es que se encuentren las puntas de las cuernas partidas o que se curven hacia adentro en vez de hacia afuera.

Su caza se efectúa en batidas, monterías y recechos y el rifle que habitualmente llevamos para jabalí o ciervo es perfectamente válido para abatir al muflón, siendo del gusto de cada uno, como siempre decimos, la elección del calibre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *