El transporte de los perros de caza

Cómo nos desplazamos con nuestros perros de caza

La forma en que nos desplazamos con nuestros fieles amigos de un lugar a otro no es algo banal y, de hecho, ha sido objeto de regulación por la legislación en materia de seguridad vial.

En muchos casos, nos desplazamos de una comunidad autónoma a otra para cazar y lógicamente, queremos acompañarnos con nuestros perros, por ello, debemos pensar en la mejor forma de desplazarnos con ellos, bien dentro del vehículo o bien mediante un remolque anclado a nuestro coche.

El perro dentro del vehículo

Si nos decantamos por transportar a nuestros perros de caza dentro del vehículo, debemos tener presente la normativa en materia de seguridad vial.

Así, debemos recordar que el perro debe ir sujeto al vehículo para impedir que éste pueda interferir en la conducción y evite distracciones al conductor, por ello, podremos optar por tres posibilidades:

  1. Bien mediante la sujeción de nuestro perro con un sistema de arneses que permitan la inmovilización del animal mediante un anclaje al sistema de cinturón de seguridad.
  2. Mediante la colocación de una rejilla rígida de separación entre la parte trasera y delantera del vehículo.
  3. La utilización de un transportín que deberá situarse en el suelo del vehículo.

Consejos durante el viaje

Dependiendo de la duración del viaje, habrá que estar pendiente de nuestros canes para evitar posibles mareos y vómitos no deseados, para lo que deberíamos abstenernos de dar de comer al perro antes del viaje.

Tener agua a mano para evitar la deshidratación de nuestro compañero, sobre todo si viajamos en época de mucho calor.

Si el viaje supera las dos horas, sería muy recomendable hacer paradas de vez en cuando para que el perro pueda estirar las patas y hacer sus necesidades.

Mantener bien ventilado el vehículo y aún más si viajamos en verano. Un golpe de calor podría ser fatal para nuestro compañero.

Por último, y muy importante, recordad que el perro debe ir acompañado de la siguiente documentación:

  1. Cartilla sanitaria del can.
  2. Placa censal del ayuntamiento donde está registrado nuestro perro.
  3. Seguro de responsabilidad civil.
  4. Chip identificativo.

Transporte en remolque

Otra de las posibilidades que tenemos para transportar a nuestros perros, es el remolque, que ofrece indudables ventajas y algún que otro inconveniente. Al tratarse de un anexo a nuestro vehículo, deberá cumplir una serie de requisitos que exige la Legislación sobre seguridad vial:

  1. El remolque debe ir matriculado y con las luces traseras,  de freno e intermitente situadas en la parte trasera del remolque.
  2. Además, el peso del mismo no podrá superar los 750 kilogramos de peso, si queremos que nos valga el carné de conducir B1, si supera este peso necesitaremos un carné que permita la conducción de remolques.
  3. La velocidad cuando llevamos el remolque está limitada a 100 kilómetros hora en autopistas y autovías y a 80 kilómetros hora en carreteras convencionales.
  4. el remolque deberá lucir un cartel en la parte trasera en la que se indicará la leyenda: “animales vivos”

Además de lo indicado anteriormente, nuestro fiel amigo deberá portar también la cartilla sanitaria, el chip identificativo, placa censal del ayuntamiento y el seguro de responsabilidad civil al día.

En el caso de que nos veamos obligados a llevar más de un perro, creo que la utilización del remolque es la más adecuada pues nos evita olores, pelos, suciedad, etc… en todo caso, las dos opciones son válidas siempre y cuando respetemos las normas sobre seguridad vial.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *