El zorro

Todos sabemos que el zorro es considerado como una alimaña que perjudica gravemente las poblaciones de conejo y perdiz, pero ¿cuáles son los hábitos de este cánido? Hoy, hablamos de,

El zorro

El zorro o raposo en su edad adulta, puede alcanzar entre 3 y 7 kilogramos de peso y su dieta es muy variada. Si bien se considera carnívoro, lo cierto es que se trata de un auténtico oportunista, dentro de su alimentación, podemos encontrar, insectos, frutas, pequeños roedores, huevos, pollos, conejos, etc…

Sus costumbres de alimentación son generalmente nocturnas, permaneciendo el resto del día en su madriguera, caso de que tenga crías, o en zonas más cerradas, ocultándose de la vista de humanos.

Hábitos de cría

El zorro aprovecha las madrigueras de conejos, tejones y otros para hacerse sus cubículos, ampliando la boca de entrada y permaneciendo las hembras en ella hasta el nacimiento e independencia de sus crías, que se produce entre las 7 y 10 semanas del nacimiento, en que abandonan definitivamente la madriguera.

Por regla general, las camadas del zorro alcanzan entre 3 y 8 crías, aunque excepcionalmente pueden llegar hasta 12.

Costumbres

Si bien no es un animal excesivamente territorial, en sus continuos paseos en busca de alimento, no se separa excesivamente de su madriguera.

Como decíamos, sus costumbres son nocturnas, aprovechando la oscuridad para cazar a sus presas, especialmente conejos y pequeños roedores, que merodean por su zona de caza una vez que se ha puesto el sol.

Su extraordinario olfato y mejor oído le permiten incluso detectar a sus presas bajo tierra, siguiéndolas en superficie por las correrías de éstas por las distintas galerías de las madrigueras, lo que le convierte en un magnífico depredador.

Se trata de un animal solitario no dado a juntarse con otros individuos de su especie salvo en época de celo y cría en que se acerca a las hembras para buscar pareja.

En cuanto alimaña que es, a parte del conejo, dentro de su menú se encuentran los huevos de cualquier ave, entre las que encontramos todas aquellas que nidifican en el suelo, como perdiz y codorniz e incluso podría atreverse con crías de corzo y ciervo, siempre que la madre no ande cerca.

En cuanto a sus depredadores, los únicos que pueden preocuparle provienen del cielo, como águilas, azores y alguna otra rapaz y por supuesto, el hombre. Si bien el zorro tiene poco interés cinegético, no debemos olvidar que es uno de los depredadores que contribuyen a la reducción de poblaciones de perdiz, conejo, codorniz, etc…

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *