Elementos para acertar en el disparo: Coeficiente balístico

A la hora de disparar desde una distancia grande se debe tener en cuenta el coeficiente balístico de la munición que vayamos a utilizar.

El coeficiente balístico es la capacidad aerodinámica que tiene un proyectil para vencer la resistencia del aire, que al avanzar lo frena y hace que pierda velocidad. Este depende de la forma de la bala y de su densidad seccional, que se expresa numéricamente con una cifra formada por un cero seguida de tres dígitos.

Si el coeficiente balístico es más alto, la pérdida de velocidad de la bala es menor, esto se traduce en que la trayectoria del disparo es más tensa, se desvía menos por el viento y alcanza el blanco con mayor energía.

¿Cómo se calcula el coeficiente balístico?

Coeficiente balístico

Los fabricantes de los cartuchos suelen informar sobre el coeficiente balístico en sus catálogos o en la información sobre la munición. A pesar de eso, la fórmula matemática para calcularlo es:

Coeficiente balístico

Otra forma de saber a ojo como es el coeficiente de una bala es fijarse en si este tiene la punta aguda y es alargada, este tipo de munición tiene un coeficiente mayor que las chatas y cortas.

Otro factor para tener en cuenta es la energía remanente con la que el proyectil llega al blanco. Si se comparan un cartucho menos potente cargado con una bala con un alto coeficiente balístico, con otro más potente y de mayor calibre, cargado con una bala con un coeficiente inferior. Se comprueba que a partir de distancias de 250 o 300 metro las balas con un calibre menor alcanzan esas distancias con una mayor energía.

El coeficiente es un indicador que ayuda a conocer si la bala impactara con una mayor energía. A la hora de elegir la munición se debe valorar su diseño, la capacidad de expansión y su coeficiente balístico si se va a realizar un disparo a larga distancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *