La mangosta o meloncillo

La mangosta o popularmente conocido por “meloncillo” es un carnívoro, que recientemente ha adquirido popularidad por su rápida extensión por la Península Ibérica y su voracidad frente a varias especies cinegéticas.

Características

La mangosta es un carnívoro cuyo origen lo podemos encontrar en el continente africano habiendo colonizado Egipto y la Península Ibérica.

Se trata de un animal de entre, aproximadamente,  2 y 4 kilogramos de peso, de figura alargada, con patas muy cortas pero robustas y terminadas en garras muy afiladas y curvadas con el fin de servirle para cavar.

Cola ancha en su base y orejas cortas, anchas y redondeadas.

Hasta hace relativamente poco, se creía que su introducción en la Península había sido cosa de los árabes hacia el siglo octavo, no obstante, estudios recientes, demuestran que su existencia en la Península Ibérica es muy anterior. Se han encontrado esqueletos de meloncillo junto a otros animales en una tumba de Extremadura de época romana.

A pesar de los diferentes restos hallados, es muy probable que la existencia de la mangosta no fuera introducida por el hombre, sino que cruzara el Estrecho de Gibraltar allá por el Pleistoceno. Sea como fuere, su adaptación a nuestra Península lo ha convertido en uno mas y es muy posible encontrarlo en la zona sur del país aunque se ha ido extendiendo hacia el norte, habiendo sido visto en la provincia de Zamora.

Su dieta y costumbres

La dieta de la mangosta es muy variada. Va, desde pequeños gazapos, huevos, insectos, culebras, aves y carroña.

Normalmente es un animal diurno, ya que necesita muchas horas de reposo, que aprovecha por la noche, aunque es posible que dedique algún día a algún paseo nocturno en época de celo o acuciado por el hambre.

Si bien por la noche se junta con otros individuos de su especie para dormir, lo natural es que por el día ande solo, siendo muy territorial.

Una de sus habilidades más características es su ferocidad frente a culebras y víboras a las que acaba matando. Aún hoy es posible verlo en algunos zocos de Marruecos como Marrakech o Fez peleando con las temidas cobras y saliendo siempre victorioso. Su habilidad le permite esquivar la mordedura de la serpiente, mordiendo a ésta en la cabeza, hasta que consigue matarla.

¿Perjudica la caza?

No sabemos a ciencia cierta cómo influye numéricamente la magosta o meloncillo en la reducción de las especies cinegéticas, pero es lo cierto que en su dieta se encuentran, huevos de perdiz, codorniz y becada. Pequeños conejos y pollos de cualquier ave.

En todo caso, el meloncillo sería otra especie mas con la que compartimos gustos culinarios, además del zorro, la garduña, gineta, gato montés y las temidas aves rapaces.

Como dato curioso hay que destacar que si bien no forman parte de su dieta, hay sospechas de que el meloncillo a atacado a ovejas en la provincia de Zamora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *