El capitán de montería

Las funciones del capitán de montería

 

Funciones del Capitán de Montería

A la mayoría de los que ejercéis de Capitán de Montería o lo habéis hecho alguna vez, lo que pasaré a explicar a continuación no os sonará a nuevo, no obstante, creo que es interesante que todos los participantes del evento venatorio conozcan las funciones de unos y de otros.

Básicamente, el Capitán es la persona que debe velar por la correcta organización de la montería en cualquiera de sus modalidades, así como vigilar estrechamente, el cumplimiento de las medidas de seguridad relacionadas con el evento.

Según el Manifiesto de la Montería, son obligaciones de éste:

  1. Asegurar que los postores conocen bien los puestos en cuanto a su situación y uso. Al término de la montería los postores habrán de auxiliar y comprobar la retirada a la junta de toda la armada a su cargo.

2. Organizar racionalmente el movimiento y aparcamiento de los vehículos en los límites de la mancha, sin abusar de su utilización.

3. Impedir que se corten los trofeos en el monte y arbitrar las medidas oportunas para que las reses lleguen con rapidez a la junta para el disfrute de todos los monteros.

4. Facilitar a todos los monteros, en la medida de lo posible, personal o medios a fin de que rastreen por sí mismos, las reses heridas para que no se queden en el campo, procurando su cobra hasta términos razonables. El rastreo por parte del cazador debe limitarse a las horas de luz de la misma jornada.

5. Proporcionar a los monteros la máxima información posible sobre la mancha a cazar, facilitándoles esquemas de situación y características, nombres e identificación de rehalas e instrucciones propias de la finca. Reclamar a todos los participantes su colaboración para proteger la limpieza del campo.

6. Exigir la puntualidad de la Junta correspondiendo a la misma con tiempos previstos para atender a los monteros y armar la mancha y arbitrar medidas para que todos conozcan el fin de la montería y no adelanten o demoren su repliegue por carecer de guías o medios.

7. Procurar la integración del montero en las características, el desarrollo y el resultado de la montería. Mantener, en todo caso, las reglas tradicionales de hospitalidad y bien hacer. Sostener la institución de los noviazgos, con la necesaria aceptación de su propuesta y el control de la mesura de su desarrollo.

En posts posteriores iremos detallando las obligaciones y derechos de otros intervinientes en las monterías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *