LAS MASCOTAS, INEMBARGABLES

 

Si. Cualquier animal de compañía puede ser objeto de embargo, al menos hasta que se apruebe la ley que regula el nuevo marco jurídico de los animales de compañía.

Sin duda habréis leído o visto en televisión, la proposición del Grupo Parlamentario del Partido Popular en el sentido de modificar el Código Civil, al objeto de ofrecer un marco regulatorio diferente a los animales de compañía. Me explicaré:

Hasta ahora, el Código Civil, consideraba a todos los animales como cosas, y por tanto, sujetas al mismo régimen que una vivienda, un vehículo, etc… Con la proposición de que os hablo, los animales de compañía pasarán a denominarse “seres vivos dotados de sensibilidad” expresión algo cursi, pero de indudable relevancia.

Si la Proposición de Ley es aprobada finalmente, se modifican varias leyes, El Código Civil, la Lay Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil. Pero, ¿qué importancia práctica tiene esto? Pues bien, en primer lugar, como ya os decía, los animales de compañía pasarán a ser seres vivos dotados de sensibilidad, y no cosas.

Consecuencia de lo anterior es que dejarán de ser embargables, es decir, en caso de que os vierais envueltos en una reclamación judicial por falta de pago o por otra razón, vuestra mascota no podría ser embargada.

Otra de las modificaciones que se proponen en esta proposición de ley es la referente al régimen de custodia y visitas en que quedará el animal de compañía tras un procedimiento de separación o divorcio.

Creedme que el tema no es ninguna tontería, en mi condición de abogado he tenido que pelear muchas veces la custodia del perro o gato familiar y ha sido un foco de tensión bastante importante hasta el punto de dinamitar un posible acuerdo de divorcio por no existir acuerdo en las visitas del gato.

Hasta ahora la Ley nada decía sobre el establecimiento de visitas para el animal de compañía, se entregaba a quien aparecía como propietario y punto, a partir de la entrada en vigor de la Ley (cuando se produzca, si se produce) el juez que decida sobre el divorcio o la separación podrá establecer medidas de custodia y visitas para la mascota familiar. Esto es, podrá decidir quién se queda con la custodia del animal, si se establece una suerte de “custodia compartida” y si hay que establecer un “régimen de visitas” para cualquiera de los miembros de la unidad familiar.

Algo sobre lo que la Proposición de Ley no se manifiesta es sobre qué animales pueden ser considerados “de compañía” hay que entender que, a falta de especificación, caben dentro de ella, aves, reptiles, roedores, etc…

¿Qué os parece? ¿Creéis acertada la reforma?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *