Los tiros largos del rifle (I)

Es sin duda este lance, el de los tiros largos, uno de los más apreciados en la caza mayor por la pericia que exige para obtener un resultado satisfactorio.

Factores a tener en cuenta para un tiro largo

A la hora de enfrentarnos a este disparo deberemos tener en cuenta varias circunstancias, sin duda conocidas, pero viene bien recordarlas:

  • La distancia entre el punto de disparo y el objetivo. Su determinación es fundamental para el éxito del disparo. Para ello, sería aconsejable ir acompañado de un telémetro, o a falta de éste, fiarnos de nuestro instinto.
  • La posición del disparo. Sobre ello, existen multitud de opciones, hay quien prefiere tirar tumbado apoyando el rifle en la mochila, quien prefiere el bípode delantero o quien tira de pie con el apoyo de un trípode.
  • La bala. Como siempre, hay gustos para todos los colores, más pesada, más liviana, con punta más o menor afilada, blanda, dura, etc…
  • Circunstancias climatológicas. A corta distancia, salvo un viento fuerte, su influencia es menor, sin embargo, en los tiros largos, su velocidad puede ser determinante para el éxito del disparo.
  • El rifle. Sobre el mismo, lo que decíamos para las balas, para gustos, colores. No obstante, deberemos tener en cuenta el calibre de éste dependiendo de la distancia del tiro.

Una vez vistas las circunstancias anteriores, pasaremos al análisis de cada una.

La distancia

La determinación de la distancia entre el punto de disparo y el objetivo es absolutamente fundamental. No es lo mismo un disparo a 300 metros que a 500 metros. Así, deberemos tener en cuenta el ajuste del visor a la distancia adecuada, procurando el ajuste de las “roscas” de la torreta del visor. Un buen consejo es ayudarse de un telémetro con el fin de obtener la distancia exacta al objetivo.

Hay que tener en cuenta que la bala, a partir de una determinada distancia comienza a caer, con lo que la tendencia de la caída de la bala debe ser tenida en cuenta a la hora del disparo, a más distancia, la caída de la bala es mayor. Por ello es absolutamente fundamental atender a las indicaciones que encontrarás en la caja de las balas, allí, se especificará la caída de la bala por metros transcurridos.

La posición de disparo

Una vez más, cada uno elige cómo efectuar el disparo. De pie, apoyado en un trípode, sentado, mediante la utilización del bípode ajustado al rifle, tumbado apoyando el rifle en la mochila. Sin embargo, para los tiros largos su elección es importante.

Dependiendo de la situación del objetivo, la posición de disparo puede variar. Si tiramos de arriba abajo, de abajo arriba, en plano, etc..

Lo que está claro es que la posición que adoptemos nos debe ofrecer la mayor estabilidad posible, debiendo sentirnos cómodos y sin obstáculos entre el punto de disparo y el objetivo. “Nada de tirar al bulto” ello podría ocasionar desde un accidente no deseado hasta un disparo defectuoso que impidiera la muerte instantánea del animal a batir. Por ello, hay que estar seguro de que hemos optado por la mejor posición posible para el disparo y que nada nos estorba.

LA ELECCIÓN DE LA BALA

La elección del tipo de bala es básica cuando hablamos de tiros largos. El mercado ofrece multitud de opciones según pesos, diseño, puntas, etc… Por ello, deberemos escoger la munición de forma muy meditada.

La mecánica de la bala es relativamente sencilla, a más metros, la caída de la bala es mayor por efecto de la gravedad, no obstante, a mayor velocidad y menor peso, la caída es menor. Así, como decíamos antes, habrá que estar a las indicaciones del fabricante.

¿Bala dura o bala blanda? Básicamente la diferencia estriba en la deformación que se produce en ésta tras el impacto. La bala blanda provoca una mayor deformación y tiende a abrirse, con lo que se incrementa el daño. La bala dura, ofrece menos deformación si bien su impacto es más contundente.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *