foto de viejo con gorra

El relevo generacional de la caza

La caza no engancha a los jóvenes

¿Hemos conseguido el relevo generacional en la caza? Hace ya algún tiempo, que se ha dado la voz de alarma desde algunos medios y por comentarios con cazadores, de que los jóvenes no se “enganchan” a la caza.

En principio parece una circunstancia no preocupante por el número de licencias existentes en todo el territorio nacional (alrededor de 700.000) sin embargo, la media de edad de los cazadores, si lo es.

Entre otras, la Oficina Nacional de la Caza, ya se ha puesto en marcha y en el cuestionario que contestó su Presidente, comentaba que Europa estaba preocupada por el tema y que desde las instituciones europeas se van a apoyar e impulsar programas educativos y actividades dedicados a apoyar a los jóvenes cazadores.

Razones que impiden el relevo generacional de la caza

Dicho esto, conviene analizar, cuáles son las razones que impiden a los jóvenes aficionarse a la actividad cinegética, y es aquí, donde cada uno tenemos nuestras propias respuestas.

Simplemente me limitaré a comentar algunas que creo, son compartidas por todos:

  1. El abandono del mundo rural. En un hecho que los jóvenes ya no se quedan en los pueblos y que marchan a las ciudades. Ello provoca que formen familia lejos del mundo rural y que los hijos de éstos poco o nada tengan alguna referencia con la naturaleza, flora y fauna.
  2. El precio de la caza cada vez es menos accesible para muchos jóvenes, que primero tendrán que poder costear su vida personal y familiar y sólo entonces, destinar algún recurso para la caza. La reciente crisis económica ha obligado a abandonar a muchos cazadores y muchos de los que hoy siguen con esta afición se quejan, y con razón, del precio de monterías, ojeos, tiradas de perdices, faisanes, etc..
  3. La caza no seduce a los jóvenes. Ello se debe, a mi entender, a varias razones. El modo de vida de éstos, resulta mucho más “atractivo” No hay que darse madrugones los fines de semana, se encuentran 24 horas conectados a redes sociales, facebook, playstation, whats app, etc..
  4. La falta cada vez mayor de caza menor y los escasos resultados de un día de caza normal.
  5. Las nuevas corrientes animalistas, que poco a poco, van calando en la mentalidad de los jóvenes, apoyadas desde medios de comunicación más mediáticos, cine, televisión, redes sociales, etc..

Los que los que amamos esta afición hemos tardado en contestar y poco a poco “nos van comiendo el terreno”

  1. Y por último, creo que hay que hacer autocrítica y pensar que algo no hemos hecho bien, cuando muchos hemos sido objeto de críticas de nuestros hijos por “matar animales” y no hemos sabido explicar los auténticos valores de la caza y el respeto por el mundo natural y así, seducir a nuestros hijos a que se sumen a esta bella afición, que es la nuestra.

En fin, creo que aún estamos a tiempo de frenar esta situación y, poco a poco, ir seduciendo a los jóvenes a que se sumen a esta afición y a evitar convertir los cazaderos en un cementerio de elefantes.

Bromas aparte, me gustaría conocer vuestra opinión y os animo a dedicar unos minutos a reflexionar sobre ello y a saber vuestros comentarios a través del blog.

Un saludo y buena caza.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *