Rifle de cerrojo o semiautomático

A la hora de comprar un rifle, una de las preguntas que se plantean repetidamente es ¿cerrojo o semiautomático? En el post de hoy, enfrentaremos a ambos sistemas de disparo,

 Cerrojo o semiautomático

 Antes de decidirnos por la compra de uno u otro, lo primero que hay que plantearse es lo que se quiere hacer con él, es decir, lo dedicaremos principalmente a recechos, esperas, o monterías. Una vez aclarada esta circunstancia, deberemos analizar las bondades e inconvenientes de uno y otro.

El rifle semiautomático.

Este se caracteriza porque no necesita ninguna acción manual para recargar y permite agotar los tres cartuchos permitidos simplemente accionando el gatillo.

Obviamente, esa es una de las ventajas que ofrece este tipo de rifle, la velocidad de disparo.

No obstante lo anterior, ofrece igualmente algunas desventajas,

  • La velocidad de salida de la bala es menor que la del rifle de cerrojo y ello se debe principalmente a que, parte de la salida de los gases tras el disparo, se pierde en colocar la siguiente bala en la recámara, por lo que se reduce el empuje de la bala siendo el primer disparo más rápido que los posteriores.
  • La precisión suele ser inferior en este tipo de rifles y ello es debido a que el mecanismo de colocación de la bala en la recámara produce unas mínimas perturbaciones que pueden distorsionar el disparo.
  • Al tener un mecanismo de carga más complicado que el rifle de cerrojo, la posibilidad de encasquillarse es mayor y exige un mayor mantenimiento, limpieza y observación del mecanismo de carga.
  • La posibilidad de repetición de los tres disparos sin necesidad de recarga, puede hacer que perdamos algo de precisión en el segundo y tercer disparo.

 

El rifle de cerrojo.

Se caracteriza por la necesidad de accionar manualmente la carga del cartucho mediante el accionamiento del cerrojo. Sus ventajas:

  • Mayor velocidad de salida de la bala al dedicar todos los gases al empuje de la bala.
  • Mayor precisión en el disparo al no necesitar de mecanismo automático de recarga.
  • Menor posibilidad de encasquillarse y por ello menor necesidad de mantenimiento.

La única desventaja que ofrece este tipo de rifles es la necesidad de la recarga manual, lo que produce una pérdida de fracciones de segundo en el disparo. No obstante, es el rifle más usado y está muy indicado para recechos y esperas.

En definitiva, ambos rifles son perfectamente válidos para la caza mayor y ofrecen unas prestaciones muy parecidas, si bien con ligeras variaciones, por ello, y como siempre decimos, “para gustos…colores.”

Por cierto, todos los francotiradores tiran con cerrojo…ahí lo dejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *